Artículos...ORACIONES. .....Textos.....INDEX

Carta de 20.06.2020 del cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, a los presidentes de las Conferencias Episcopales sobre las invocaciones "Mater misericordiae", "Mater spei", y "Solacium migrantium" para ser incluidas en las Letanías Lauretanas

http://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2020/06/20/letan.html

CARTA A LOS PRESIDENTES DE LAS CONFERENCIAS EPISCOPALES

SOBRE LAS INVOCACIONES "MATER MISERICORDIAE", "MATER SPEI", Y "SOLACIUM MIGRANTIUM"...

PARA SU INCLUSIÓN EN LAS LETANÍAS LAURETANAS

Desde el Vaticano, 20 de junio de 2020

Memoria del Inmaculado Corazón de la Bienaventurada Virgen María

Eminencia,

Excelencia,

    Peregrina hacia la Santa Jerusalén del cielo, para gozar de la inseparable comunión con Cristo, su Esposo y Salvador, la Iglesia recorre los caminos de la historia encomendándose a Aquella que creyó en la palabra del Señor. Sabemos por el Evangelio que los discípulos de Jesús aprendieron, desde el principio, a alabar a la "bendita entre las mujeres" y a contar con su intercesión maternal. Son innumerables los títulos e invocaciones que la piedad cristiana, a lo largo de los siglos, ha dedicado a la Virgen María, camino privilegiado y seguro para el encuentro con Cristo. También en el tiempo presente, atravesado por motivos de incertidumbre y desconcierto, el recurso devoto a ella, lleno de afecto y confianza, es particularmente sentido por el pueblo de Dios.

    Como intérprete de este sentimiento, el Sumo Pontífice FRANCISCO, acogiendo los deseos expresados, ha dispuesto que en el formulario de las letanías de la Bienaventurada Virgen María, llamadas "Lauretanas", se inserten las invocaciones "Mater misericordiae", "Mater spei" y "Solacium migrantium" [Alivio de los migrantes].

    La primera invocación se colocará después de "Mater Ecclesiae", la segunda después de "Mater divinae gratiae", la tercera después de "Refugium peccatorum".

    Me complace informarle de esta disposición para que sea conocida y aplicada y aprovecho la oportunidad para expresarle mi aprecio.

    Suyo en el Señor

Robert Card. Sarah

Prefecto

+Arthur Roche

Arzobispo Secretario

Letanías lauretanas de la Santísima Virgen

LITANIAE LAURETANAE

Kyrie, eleison.

Christe, eleison.

Kyrie, eleison.

Christe, audi nos.

Christe, exaudi nos.

Pater de caelis, Deus, …………………. miserere nobis.

Fili, Redemptor mundi, Deus,

Spiritus Sancte, Deus,

Sancta Trinitas, unus Deus,

Sancta Maria, ………………………….. ora pro nobis.

Sancta Dei Genetrix,

Sancta Virgo virginum,

Mater Christi,

Mater Ecclesiae,

Mater misericordiae,

Mater divinae gratiae,

Mater spei,

Mater purissima,

Mater castissima,

Mater inviolata,

Mater intemerata,

Mater inmaculata

Mater amabilis,

Mater admirabilis,

Mater boni consilii,

Mater Creatoris,

Mater Salvatoris,

Virgo prudentissima,

Virgo veneranda,

Virgo praedicanda,

Virgo potens,

Virgo clemens,

Virgo fidelis,

Speculum iustitiae,

Sedes sapientiae,

Causa nostrae laetitiae,

Vas spirituale,

Vas honorabile,

Vas insigne devotionis,

Rosa mystica,

Turris Davidica,

Turris eburnea,

Domus aurea,

Foederis arca,

Ianua caeli,

Stella matutina,

Salus infirmorum,

Refugium peccatorum,

Solacium migrantium,

Consolatrix afflictorum,

Auxilium Christianorum,

Regina Angelorum,

Regina Patriarcharum,

Regina Prophetarum,

Regina Apostolorum,.

Regina Martyrum,

Regina Confessorum,

Regina Virginum,

Regina Sanctorum omnium,

Regina sine labe originali concepta,

Regina in caelum assumpta,

Regina sacratissimi Rosarii,

Regina familiae,

Regina pacis,

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi,

parce nobis, Domine.

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi,

exaudi nos, Domine.

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi,

miserere nobis.

V. Ora pro nobis, sancta Dei Genetrix.

R. Ut digni efficiamur promissionibus Christi.

Oremus.
Concede nos famulos tuos,
quaesumus, Domine Deus,
perpetua mentis et corporis sanitate gaudere,
et gloriosae beatae Mariae semper Virginis intercessione,
a praesenti liberari tristitia,
et aeterna perfrui laetitia.
Per Christum Dominum nostrum.

R. Amen.

Letanías lauretanas de la Santísima Virgen

Señor, ten piedad.

Cristo, ten piedad.

Señor, ten piedad.

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

Dios Padre celestial ................... Ten misericordia de nosotros

Dios Hijo, redentor del mundo, "

Dios Espíritu Santo, "

Trinidad Santa, un solo Dios, "

Santa María ................................. Ruega por nosotros

Santa Madre de Dios, "

Santa Virgen de las vírgenes, "

Madre de Cristo, "

Madre de la Iglesia, "

Madre de la misericordia,

Madre de la divina gracia, "

Madre de la esperanza

Madre purísima, "

Madre castísima, "

Madre siempre virgen, "

Madre sin corrupción, "

Madre inmaculada, "

Madre amable, "

Madre admirable, "

Madre del buen consejo, "

Madre del Creador, "

Madre del Salvador, "

Virgen prudentísima, "

Virgen digna de veneración, "

Virgen digna de alabanza, "

Virgen poderosa, "

Virgen clemente, "

Virgen fiel, "

Espejo de justicia, "

Trono de sabiduría, "

Causa de nuestra alegría, "

Vaso espiritual. "

Vaso digno de honor, "

Vaso insigne de devoción, "

Rosa mística, "

Torre de David, "

Torre de Marfil. "

Casa de oro, "

Arca de la alianza, "

Puerta del cielo, "

Estrella de la mañana, "

Salud de los enfermos, "

Refugio de los pecadores, "

Alivio de los migrantes, "

Consoladora de los afligidos, "

Auxilio de los cristianos, "

Reina de los ángeles, "

Reina de los patriarcas, "

Reina de los profetas, "

Reina de los apóstoles, "

Reina de los mártires, "

Reina de los confesores, "

Reina de las vírgenes, "

Reina de todos los santos, "

Reina concebida sin pecado original, "

Reina asumpta al cielo, "

Reina del santísimo Rosario, "

Reina de la familia, "

Reina de la paz, "

V. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.

R. Perdónanos, Señor.

V. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.

R. Escúchanos, Señor.

V. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.

R. Ten misericordia de nosotros.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

R. Para que seamos dignas de alcanzar
las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oración:
Concédenos, Señor, a nosotros, tus siervos,
gozar de perpetua salud de alma y cuerpo
y por la gloriosa intercesión de la
Bienaventurada siempre Virgen María
vernos libres de las tristezas de esta vida
y gozar de las alegrías eternas.
Por Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén.