..Aviso de indulgencias......INDEX.

Indulgencias hoy

Se ruega a nuestros pastores que nos avisen de las indulgencias plenarias que se pueden ganar y que promuevan los actos que permiten ganarlas, para poder así sacar almas del purgatorio, o bien, si son indulgencias parciales las conseguidas, para poder abreviar y mejorar la situación de dichas almas del purgatorio. Practicando así la caridad de la forma más eximia, como enseñó el Papa san Pablo VI:

"Cuando los fieles ganan las indulgencias en sufragio de los difuntos, realizan la caridad de la forma más eximia, y al pensar en las cosas sobrenaturales trabajan con más rectitud en las cosas de la tierra".
(San Pablo VI: Constitución Apostólica Indulgentiarum doctrina, nº 8)

----------------------

El Decreto El don de la indulgencia de 29-1-2000 de la Penitenciaria apostólica contiene “indicaciones de índole general sobre las indulgencias”. En ellas se indica que esas tres condiciones requeridas para conseguir indulgencia plenaria, especialmente la confesión, pueden realizarse unos veinte días antes o después del acto indulgenciado.

Texto del decreto por el que por mandato del Papa se conceden indulgencias especiales con ocasión del Año de San José hasta el 8 12 2021

Se concede indulgencia plenaria:

--a aquellos que mediten durante al menos 30 minutos en el rezo del Padre Nuestro, o que participen en un retiro espiritual de al menos un día que incluya una meditación sobre San José;

-- a aquellos que, siguiendo el ejemplo de San José, realicen una obra de misericordia corporal o espiritual;

--por el rezo del Santo Rosario en las familias y entre los novios;

--a todo aquel que confíe diariamente su trabajo a la protección de San José

--a todo creyente que invoque con sus oraciones la intercesión del obrero de Nazaret, para que los que buscan trabajo lo encuentren y para que el trabajo de todos sea más digno.

--a los fieles que recen la letanía de San José (para la tradición latina),

--a los fieles que recen el Akathistos a San José, en su totalidad o al menos una parte de ella (para la tradición bizantina),

--a los fieles que recen alguna otra oración a San José, propia de las otras tradiciones litúrgicas, en favor de la Iglesia perseguida ad intra y ad extra y para el alivio de todos los cristianos que sufren toda forma de persecución.

--a los fieles que recen cualquier oración o acto de piedad legítimamente aprobado en honor de San José, por ejemplo "A ti, oh bienaventurado José", especialmente el 19 de marzo y el 1 de mayo, fiesta de la Sagrada Familia de Jesús, María y José, el domingo de San José (según la tradición bizantina), el 19 de cada mes y cada miércoles, día dedicado a la memoria del Santo según la tradición latina.

--el don de la indulgencia plenaria se extiende particularmente a los ancianos, los enfermos, los moribundos y todos aquellos que por razones legítimas no pueden salir de su casa, los cuales, con el ánimo desprendido de cualquier pecado y con la intención de cumplir, tan pronto como sea posible, las tres condiciones habituales, en su propia casa o dondequiera que el impedimento les retenga, recen un acto de piedad en honor de San José, consuelo de los enfermos y patrono de la buena muerte, ofreciendo con confianza a Dios los dolores y las dificultades de su vida.

---------------

Se pueden utilizar para conseguir estas indulgencias las dos oraciones que incluye el papa Francisco en su Carta Apostólica Patris Corde, sobre san José y este año jubilar:

Una oración a san José tomada de un libro de devociones francés del siglo XIX, de la Congregación de las Religiosas de Jesús y María, que expresa devoción, confianza y un cierto reto a san José:

“Glorioso patriarca san José, cuyo poder sabe hacer posibles las cosas imposibles, ven en mi ayuda en estos momentos de angustia y dificultad. Toma bajo tu protección las situaciones tan graves y difíciles que te confío, para que tengan una buena solución. Mi amado Padre, toda mi confianza está puesta en ti. Que no se diga que te haya invocado en vano y, como puedes hacer todo con Jesús y María, muéstrame que tu bondad es tan grande como tu poder. Amén”.

Salve, custodio del Redentor
y esposo de la Virgen María.
A ti Dios confió a su Hijo,
en ti María depositó su confianza,
contigo Cristo se forjó como hombre.
Oh, bienaventurado José,
muéstrate padre también a nosotros
y guíanos en el camino de la vida.
Concédenos gracia, misericordia y valentía,
y defiéndenos de todo mal. Amén.

Y obviamente la oración indicada "A ti, oh bienaventurado José", que envió el Papa León XIII junto con su enciclica Quamquam pluries de 1889:

"Disponemos que durante todo el mes de octubre, durante el rezo del Rosario, sobre el cual ya hemos legislado, se añada una oración a San José, cuya fórmula será enviada junto con la presente, y que esta costumbre sea repetida todos los años":

A ti, bienaventurado san José, acudimos en nuestra tribulación, y después de implorar el auxilio de tu santísima esposa, solicitamos también confiadamente tu patrocinio.

Con aquella caridad que te tuvo unido con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, y por el paterno amor con que abrazaste al Niño Jesús, humildemente te suplicamos que vuelvas benigno los ojos a la herencia que con su Sangre adquirió Jesucristo, y con tu poder y auxilio socorras nuestras necesidades.

Protege, oh providentísimo Custodio de la divina Familia, la escogida descendencia de Jesucristo; aleja de nosotros, oh padre amantísimo, este flagelo de errores y vicios. Asístenos propicio desde el cielo, en esta lucha contra el poder de las tinieblas; y como en otro tiempo libraste de la muerte la vida amenazada del Niño Jesús, así ahora defiende a la santa Iglesia de

Dios de las hostiles insidias y de toda adversidad.
Y a cada uno de nosotros protégenos con tu constante patrocinio, para que, a ejemplo tuyo, y sostenidos por tu auxilio, podamos vivir y morir santamente y alcanzar en los cielos la eterna bienaventuranza. Amén

Indulgencia plenaria con la voluntad de confesar y comulgar cuando sea posible e indulgencia plenaria in articulo mortis a los fieles que hayan rezado habitualmente durante su vida algunas oraciones
Decreto de 19 marzo de 2020 de la Penitenciaría Apostólica, ex auctoritate Summi Pontificis, de indulgencias especiales en la actual situación de pandemia
Y nota sobre la confesión y la absolución colectiva

------------------

"Cuando los fieles ganan las indulgencias en sufragio de los difuntos, realizan la caridad de la forma más eximia, y al pensar en las cosas sobrenaturales trabajan con más rectitud en las cosas de la tierra".
[San Pablo VI: Constitución Apostólica Indulgentiarum doctrina, nº 8]

http://www.vatican.va/content/paul-vi/es/apost_constitutions/documents/hf_p-vi_apc_01011967_indulgentiarum-doctrina.html

"Ciertamente que en el uso de las indulgencias a veces han existido abusos... La Iglesia, sin embargo, corrigiendo y enmendando abusos, "enseña y ordena que el uso de las indulgencias ha de conservarse en la Iglesia como muy saludable para el pueblo cristiano y aprobado por la autoridad de los sacrosantos Concilios, y condena con anatema a quienes afirmen que estas son inútiles o que la Iglesia no tiene potestad para concederlas"".
[San Pablo VI: Constitución Apostólica Indulgentiarum doctrina, 1.01.1967, nº 8. Concilio Tridentino, Decretum, de indulgentiis: DS 1835.]

"Las indulgencias confirman también la supremacía de la caridad en la vida cristiana. Pues no se pueden ganar sin una sincera metánoia [conversión del corazón y de la mente] y unión con Dios, a lo que se suma el cumplimiento de las obras prescritas. Sigue en pie, por tanto, el orden de la caridad, en el que se inserta la remisión de las penas por dispensación del tesoro de la Iglesia".

"En la indulgencia la Iglesia, empleando su potestad de administradora de la redención de Cristo, no solamente pide, sino que con autoridad concede al fiel convenientemente dispuesto el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos para la remisión de la pena temporal. El fin que se propone la autoridad eclesiástica en la concesión de las indulgencias consiste no sólo en ayudar a los fieles a lavar las penas debidas, sino también incitarlos a realizar obras de piedad, penitencia y caridad, especialmente aquellas que contribuyen al incremento de la fe y del bien común. Y cuando los fieles ganan las indulgencias en sufragio de los difuntos, realizan la caridad de la forma más eximia".
[San Pablo VI: Constitución Apostólica Indulgentiarum doctrina, nº 8]

-------------------------

Todo pecado lleva una culpa y una pena. En la confesión se perdona la culpa, la pena eterna debida a los pecados mortales y, al menos en parte, la pena temporal que queda como consecuencia de todo pecado. Normalmente queda una parte de pena temporal que hay que expiar en esta vida o en la otra.  La Iglesia tiene poder para perdonar esta pena por medio de las indulgencias.

La indulgencia es la remisión delante de Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que el fiel, debidamente dispuesto y bajo determinadas condiciones, adquiere por medio de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención aplica y dispensa con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos.

La indulgencia es parcial o plenaria, según libere, en parte o del todo, de la pena temporal debida por los pecados.

Nadie puede aplicar la indulgencia que adquiere, por personas que aún viven.

Las indulgencias parciales o plenarias pueden aplicarse por los difuntos a modo de sufragio.

Para que alguien sea capaz de adquirir las indulgencias se requiere estar bautizado, no estar excomulgado y estar en estado de gracia por lo menos al final de las obras prescritas.

Para que el sujeto, que es capaz de adquirirlas, las reciba realmente, debe tener la intención, por lo menos general, de adquirirlas, y realizar las obras prescritas en el tiempo y del modo debido a tenor de la concesión.

Para conseguir indulgencia plenaria es necesario realizar debidamente la obra indulgenciada y cumplir tres condiciones: confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice. Se requiere, además, que se excluya cualquier afecto al pecado, aunque sea venial

-----------------------

El Decreto El don de la indulgencia de 29-1-2000 de la Penitenciaria Apostólica de la Santa Sede contiene “indicaciones de índole general sobre las indulgencias”. En ellas se indica que esas tres condiciones requeridas para conseguir indulgencia plenaria, especialmente la confesión, pueden realizarse unos veinte días antes o después del acto indulgenciado.

-------------------------

pero la comunión y la oración por las intenciones del Sumo Pontífice conviene hacerlas el mismo día en que se realice la obra.  

Se cumple plenamente la condición de la oración por las intenciones del Sumo Pontífice rezando por sus intenciones, un padrenuestro y un avemaría; sin embargo, se deja en libertad a los fieles de rezar otras oraciones según la piedad y la devoción de los mismos.  

Al fiel cristiano que, por lo menos con el corazón contrito, realiza una obra enriquecida con indulgencia parcial, se le concede, por medio de la Iglesia, tanta remisión temporal de la pena, cuanta él mismo recibe ya con su acción.

La indulgencia plenaria se puede adquirir solamente una vez al día, salvo  “In articulo mortis” .

La indulgencia parcial se puede adquirir muchas veces durante el día, a no ser que exprese lo contrario.

-------------------------

----------------------------

 

Las Indulgencias

Publicado por  en Abril/2018  

DOMINGO, 22 DE OCTUBRE DE 2017

http://principioscatolicos.blogspot.com/2017/10/las-indulgencias.html

GENERALIDADES

 

EI = Enchiridion Indulgentiarum = Manual de Indulgencias

CIC = Código de Derecho Canónico

Cat = Catecismo de la Iglesia Católica 1992

Definición  

 La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados ya borrados en cuanto a la culpa, que el fiel cristiano, debidamente dispuesto y cumpliendo unas ciertas y determinadas condiciones, consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos (EI/Normas 1; CIC 992; Cat 1471).  

Indulgencia parcial

   Es la indulgencia que libera en parte la pena temporal debida por los pecados (EI/Normas 2; CIC 993; Cat 1471).

Indulgencia plenaria

 Es la indulgencia que libera totalmente la pena temporal debida por los pecados (EI/Normas 2; CIC 993; Cat 1471). 

Aplicación

Toda indulgencia puede aplicarse por sí mismo o por los difuntos como sufragio (ID/Normas 3; EI/Normas 3; CIC 994; Cat 1032, 1471).    

Nunca puede aplicarse una indulgencia por otra persona viva.

Capacidad

Para lucrar indulgencias se necesita estar bautizado, no excomulgado, en estado de gracia por lo menos al final de las obras prescritas (EI/Normas 17.1; CIC 996.1).  

Requisitos

Para que un sujeto capaz gane indulgencias debe tener intención, por lo menos general, de ganarlas y cumplir las obras prescritas dentro del tiempo establecido y en la forma debida (EI/Normas 17.2; CIC 996.2). Las obras prescritas actualmente para ganar indulgencias se detallan en este documento más abajo bajo los epígrafes “Indulgencia parcial” e “Indulgencia plenaria”. Allí se concretan las circunstancias y momentos que debe reunir cada obra para que esté enriquecida con una indulgencia, parcial o plenaria. Del mismo modo, junto a cada obra se especifica el documento en el que se concede dicha indulgencia para que pueda ser consultado, en caso de duda.

Las penas del pecado

Para entender esta doctrina y esta práctica de la Iglesia es preciso recordar que el pecado tiene una doble consecuencia. El pecado grave nos priva de la comunión con Dios y por ello nos hace incapaces de la vida eterna, cuya privación se llama la "pena eterna" del pecado. Por otra parte, todo pecado, incluso venial, entraña apego desordenado a las criaturas que es necesario purificar, sea aquí abajo, sea después de la muerte, en el estado que se llama Purgatorio. Esta purificación libera de lo que se llama la "pena temporal" del pecado. Estas dos penas no deben ser concebidas como una especie de venganza, infligida por Dios desde el exterior, sino como algo que brota de la naturaleza misma del pecado. Una conversión que proceda de una ferviente caridad puede llegar a la total purificación del pecador, de modo que no subsistiría ninguna pena (cf Concilio de Trento: DS 1712-13; 1820) (Cat 1472).

Efectos del perdón de los pecados

El perdón del pecado y la restauración de la comunión con Dios entrañan la remisión de las penas eternas del pecado. Pero las penas temporales del pecado permanecen. El cristiano debe esforzarse, soportando pacientemente los sufrimientos y las pruebas de toda clase y, llegado el día, enfrentándose serenamente con la muerte, por aceptar como una gracia estas penas temporales del pecado; debe aplicarse, tanto mediante las obras de misericordia y de caridad, como mediante la oración y las distintas prácticas de penitencia, a despojarse completamente del "hombre viejo" y a revestirse del "hombre nuevo" (cf. Ef 4,24) (Cat 1473).

¿Ganar indulgencias perdona los pecados?

No. El perdón de los pecados nos libera de las penas eternas del pecado y sólo se obtiene por la confesión sacramental, o el acto de contrición perfecto cuando la primera no puede realizarse. La obtención de las indulgencias nos libera de las penas temporales del pecado que aún permanecen en nosotros tras el perdón de los pecados.

¿Puedo ganar indulgencias si estoy en pecado mortal?

No. Uno de los requisitos para ganar indulgencias es estar en gracia de Dios. La limpieza de los restos del pecado en el alma no es posible si los pecados aún no han sido perdonados. La pérdida de la gracia santificante pone al alma en una situación de alejamiento de Dios tal que no puede merecer esos beneficios.

¿Y si he cometido pecados veniales?

Sí. Asemás, dado que para conseguir indulgencias es necesario la exclusión de afecto a todo pecado incluso venial junto a la contrición de corazón, y la comunión eucarística, con esto es suficiente para que los pecados veniales sean perdonados en una persona de buena fe.

Las indulgencias, ¿pueden ganarse para liberar las penas temporales de los pecados futuros?

No. Las indulgencias nos liberan de la pena temporal de los pecados pasados y que ya han sido perdonados. De los pecados futuros que aún no se han cometido no puede tener efecto ninguno.

Si una indulgencia puede ganarse mediante una oración, ¿cómo puede realizarse?

Es suficiente rezar la oración alternando con otro o siguiéndola mentalmente mientras otro la reza (EI/Normas 23). En cuanto al idioma, puede utilizarse una traducción a cualquier idioma siempre que la misma haya sido aprobada por la autoridad eclesiástica competente (EI/Normas 22).

Los sordos y mudos, ¿pueden ganar indulgencias que consistan en preces?        

Los sordos y los mudos pueden ganar las indulgencias anejas a las preces públicas si, junto con los demás fieles que rezan en el mismo lugar, elevan a Dios su mente y sus piadosos sentimientos; y, si se trata de oraciones privadas, basta con que las recuerden mentalmente, o que las expresen con signos, o simplemente que las recorran con la vista (EI/Normas 26).

¿Qué es necesario hacer para ganar una indulgencia que consiste en visitar un lugar o templo?

La visita a un lugar o un templo por el que se gana una indulgencia debe realizarse con espíritu de piedad, desde el mediodía del día anterior al prescrito hasta la medianoche final del día dispuesto para ganarla, y rezando un Padrenuestro y un Credo.

Una fiesta trasladada de día

La indulgencia aneja a una fiesta se considera trasladada al mismo día al que se traslada dicha fiesta o su solemnidad externa (EI/Normas 13).
Vigor de concesiones antiguas de indulgencias      Si es una concesión de indulgencias antigua aneja al uso de un objeto de piedad, cesó su vigor a los tres meses de publicarse la Constitución Apostólica Indulgentiarum Doctrina el 1-1-1967 (ID, disposiciones finales).    Si es una concesión de indulgencias antiguas relativas a órdenes religiosas y otros institutos religiosos y seculares, incluso asociaciones de fieles, debía tramitarse su renovación ante la Penitenciaría Apostólica antes de cumplirse un año desde la entrada en vigor de la Constitución Apostólica ID el 1-1-1967 (ID, disposiciones finales).          En dichas concesiones antiguas relativas a órdenes religiosas y otros institutos religiosos y seculares, perderán todo vigor las que no hubieran sido confirmadas antes de 2 años de la entrada en vigor de la Constitución Apostólica ID el 1-1-1967 (ID, disposiciones finales).    
Normativa    La normativa básica vigente al confeccionarse este documento se recoge en el Enchiridion Indulgentiarum, en su cuarta edición de 1999, dado por la Penitenciaría Apostólica el 16 de julio de dicho año. Dicho Enchiridion fue elaborado a instancias de la Constitución Apostólica Indulgentiarum Doctrina de S.S. Pablo VI de 1-1-1967. El Código de Derecho Canónico de 25-1-1983 también recoge en sus artículos 992 a 997 ciertas normas relativas a las indulgencias, así como el Catecismo (1471-1479).El Decreto de 29-1-2000 de la Penitenciaria apostólica sobre el Don de la Indulgencia fue promulgado con ocasión del Año Santo Jubilar pero contiene “indicaciones de índole general sobre las indulgencias” que entendemos que son aplicables a cualquier indulgencia a tenor del propio texto. En ellas se indica que los ritos sagrados y oraciones que acompañan a la obra indulgenciada pueden realizarse unos veinte días antes o después del acto indulgenciado (Ver dicho Decreto de 29-1-2000).El resto de Decretos citados al pie de este documento se desprende de su literalidad que tienen valor perpetuo.
AdvertenciaEste escrito sólo puede considerarse un resumen ordenado de las indulgencias vigentes en el momento de realizarse con la finalidad de facilitar el conocimiento de las indulgencias, y no una edición o publicación exhaustiva que recoja las mismas.En caso de duda, debe consultarse siempre la fuente original que se cita junto a cada obra indulgenciada y cada norma para verificar que la indulgencia se consigue con los requisitos explicados. Para ello, todas las fuentes originales consultadas pueden ser accedidas mediante los enlaces colocados al final del texto (al menos en octubre de 2017). También puede consultarse el Manual de Indulgencias, publicado en español por Coeditores Litúrgicos en 2007 en su primera edición.Ciertas concesiones de indulgencias tradicionales (por ejemplo, las que acompañan al escapulario de la Virgen del Carmen) no se recogen en este documento aplicando un criterio de prudencia. De la Constitución Apostólica Indulgentiarum Doctrina podría desprenderse que no han sido renovadas, dado que no hemos podido verificar dicha renovación y ante la duda, hemos preferido no incluirlas.





INDULGENCIA PARCIALFrecuencia    Pueden ganarse varias veces al día (EI/Normas 18.1; ID/Normas 6).
Capacidad    La general: estar bautizado, no excomulgado, en estado de gracia por lo menos al final de la obra prescrita (EI/Normas 17.1). 
Requisitos     Los generales: tener intención, por lo menos general, de ganarlas y cumplir las obras prescritas dentro del tiempo establecido y en la forma debida (EI/Normas 17.2).  De la parcial, en concreto: contrición de corazón (EI/Proemio a Concesiones 5).  
Parcial por ser una indulgencia plenaria pero con obra incompletaSi una obra enriquecida con indulgencia plenaria es susceptible de ser dividida en partes, si no puede realizarse completa por una causa razonable, puede ganar indulgencia parcial por la parte que ha realizado (EI/Normas 20.4)
Parcial por ser una indulgencia plenaria pero con obra incompleta por cambio de circunstanciasSi una obra con indulgencia plenaria puede ser realizada pero con algún cambio en las circunstancias que determina la concesión para dicha indulgencia (por ejemplo, renovación de las promesas bautismales, pero fuera del día del propio bautismo establecido en la concesión), puede ganarse indulgencia parcial por la obra realizada.Este cambio en las circunstancias aparecerá expresamente junto a la concesión original de indulgencia plenaria bajo un epígrafe como: “Será parcial….”, junto a la cita de la fuente original donde puede consultarse dicha concesión parcial.
Parcial por ser una indulgencia plenaria sin las tres condiciones   Igual sucede en el caso de que en una indulgencia plenaria, no se cumplan las tres condiciones de confesión sacramental, comunión eucarística y oración por el Sumo Pontífice. En tal caso, la indulgencia será parcial (ID/Normas 7; EI/Normas 20.4)           A) CUATRO CONCESIONES GENERALES    En estas cuatro concesiones generales no se enriquecen con indulgencia todas las obras que están descritas en cada una, sino sólo las que se hacen con la disposición requerida en cada una de las concesiones.   1ª Se concede indulgencia parcial al fiel cristiano que, en el cumplimiento de sus obligaciones y en el sufrimiento de las dificultades de la vida, eleva su alma a Dios con humilde confianza, añadiendo -aunque sólo sea mentalmente- alguna piadosa invocación. 2ª Se concede indulgencia parcial al fiel cristiano que, movido por el espíritu de fe, pone su persona o sus bienes, con sentimientos de misericordia, al servicio de los hermanos necesitados.     3ª Se concede indulgencia parcial al fiel cristiano que, con espíritu de penitencia, se priva voluntariamente de alguna cosa lícita y agradable.          4ª Se concede indulgencia parcial al fiel cristiano que, en circunstancias particulares de la vida cotidiana, dé testimonio explícito de la fe ante los demás (EI/Cuatro Concesiones).
B) OTRAS CONCESIONES. MEDIANTE ORACIONES
Al Santísimo Sacramento    - Rezar a Jesús presente en el Santísimo Sacramento, alguna oración eucarística, por ejemplo: Adoro te devote, O sacrum convivium o Tantum ergo (EI/Concesiones 7.2.2). - Recitar una fórmula aprobada del acto de comunión espiritual (EI/Concesiones 8.2.1). - Recitar tras la comunión eucarística una fórmula de acción de gracias, como por ejemplo, Anima Christi o Mírame Oh bueno y dulcísimo Jesús (EI/Concesiones 8.2.2).           A Jesús misericordioso       - Rezar piadosamente a Jesús misericordioso una plegaria legítimamente aprobada, por lo menos con el corazón contrito (Decreto 29-6-2002, de indulgencias de la Divina Misericordia). 
A la Santísima Virgen- Rezar piadosamente el Magnificat (EI/Concesiones 17.2.1).         - Rezar devotamente el Angelus al amanecer, al mediodía y al atardecer con el versículo y la oración propia (EI/Concesiones 17.2.2).        - En tiempo pascual, rezar el Regina Coeli en lugar del Angelus (EI/Concesiones 17.2.2).          - Rezar fervorosamente a la Virgen María alguna oración, como por ejemplo María Madre de gracia; Acuérdate o piadosísima Virgen María; Salve; Santa María socorre a los desgraciados; Sub tuum presidium (EI/Concesiones 17.2.3).  
A San José    - Rezar fervorosamente una oración aprobada a San José (EI/Concesiones 19).     
A los santos apóstoles Pedro y Pablo- Rezar fervorosamente una oración a los Santos Apóstoles Pedro y Pablo (EI/Concesiones 20).
Al ángel custodio     - Rezar fervorosamente una oración aprobada al ángel custodio (EI/Concesiones 18).     
Día de celebración de un santo o un beato - Rezar una oración aprobada, por ejemplo, del Misal Romano en el día del santo o beato (EI/Concesiones 21.1).         
Oraciones de tradiciones orientales - Rezar devotamente alguna de las oraciones siguientes (EI/Concesiones 23.2):Oración de acción de gracias (armenia);Oración vespertina o por los difuntos (bizantina);Oración del Santuario o Lakhu Mara o A ti Señor (caldea);Oración del incienso o por la glorificación de María o Madre de Dios (copta);Oración por el perdón de los pecados o para alcanzar el seguimiento de Cristo (etiope);Oración por la Iglesia o de despedida de la celebración litúrgica (maronita);Intercesiones por los difuntos de la liturgia de Santiago (siro-antioquena).
Diversas intenciones - Recitar una oración aprobada por los bienhechores, movido por un afecto sobrenatural de gratitud (EI/Concesiones 24).          - Rezar una oración por el Sumo Pontífice debidamente aprobada (EI/Concesiones 25.1).  - Rezar devotamente una oración por el propio obispo diocesano o eparquial en el comienzo de su ministerio pastoral o en el aniversario (EI/Concesiones 25.2).      
Diversas fórmulas    - Recitar devotamente alguna de las letanías aprobadas, por ejemplo, del Santísimo Nombre de Jesús, del Sagrado Corazón de Jesús, de la Preciosísima Sangre de N.S.J., de Santa María Virgen, de San José, de los santos (EI/Concesiones 22.2).  - Recitar devotamente alguno de los oficios parvos debidamente aprobados, por ejemplo, de la Pasión de N.S.J., del Sagrado Corazón de Jesús, de Santa María Virgen, de la Inmaculada Concepción, de San José (EI/Concesiones 22.3).- Hacer piadosamente oración mental, para la propia edificación personal (EI/Concesiones 15).- Rezar devotamente alguna plegaria de súplica o acción de gracias al comienzo y al final del día o al iniciar y terminar las tareas o antes y después de las comidas (EI/Concesiones 26.2.1 y 2 y 3).- Rezar devotamente el Credo apostólico o el Niceno-constantinopolitano (EI/Concesiones 28.2.3).- Rezar devotamente los actos de fe, esperanza y caridad, usando cualquier fórmula legítima (EI/Concesiones 28.2.4).     - Rezar piadosamente Laudes y Vísperas del Oficio Divino de difuntos o la invocación "Dale, Señor, el descanso eterno". Sólo aplicable por los difuntos (EI/Concesiones 29.2.2).       
De arrepentimiento  - Recitar alguna fórmula legítima del acto de contrición, como por ejemplo: Yo, pecador; Salmo De profundis; Salmo Miserere; salmos graduales; salmos penitenciales (EI/Concesiones 9.2).- Rezar, con el corazón contrito, alguna plegaria legítimamente aprobada a Jesús misericordioso (Decreto 29-6-2002 sobre la Divina Misericordia)   
C) OTRAS CONCESIONES. MEDIANTE ACCIONES- Usar algún objeto de piedad (crucifijo, cruz, rosario, escapulario, medalla) con devota actitud interna y bendecido por un sacerdote o un diácono. (ID/Normas 17; EI/Normas 15; EI/Concesiones, 14.2).- Hacer devotamente la señal de la cruz diciendo las palabras de costumbre: "En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén" (EI/Concesiones 28.2.2).           - Participar devotamente en una novena celebrada públicamente (EI/Concesiones 22.1).  - Renovar las promesas del bautismo, usando alguna fórmula aprobada (EI/Concesiones 28.2.1).- Trabajar en enseñar o aprender la doctrina cristiana (EI/Concesiones 6). - Asistir devotamente a otras formas de predicación sagrada que no sean la Santa Misión (en cuyo caso, sería plenaria) (EI/Concesiones 16.2).          - Examinar la conciencia para la confesión sacramental con el firme propósito de enmienda (EI/Concesiones 9.1).       - Visitar devotamente un cementerio y hacer oración por los difuntos, aunque solo sea mentalmente. Sólo aplicable en sufragio por los difuntos (EI/Concesiones 29.2.1).          - Visitar devotamente las catacumbas (EI/Concesiones 33.3).                                  



INDULGENCIA PLENARIAFrecuencia    Sólo puede ganarse una vez al día. In articulo mortis, puede ganarse una indulgencia plenaria aunque en el mismo día haya ganado otra indulgencia plenaria (ID/Normas 18; EI/Normas 18.1 y 2).
Capacidad    La general: estar bautizado, no excomulgado, en estado de gracia por lo menos al final de la obra prescrita (EI/Normas 17.1; CIC 996).         
Requisitos     Los generales: tener intención, por lo menos general, de ganarlas y cumplir las obras prescritas dentro del tiempo establecido y en la forma debida (EI/Normas 17.2).  Para ganar una indulgencia plenaria se necesita: 1) la exclusión de todo afecto a cualquier pecado, incluso venial, 2) la ejecución de la obra prescrita y 3) las tres condiciones necesarias: confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice (al menos un Padrenuestro y un Avemaría) (ID/Normas 7 y 10; EI/Normas 20.1 y 5).    Con una sola confesión sacramental puede ganarse varias indulgencias plenarias (ID/Normas 9; Normas 20.2).          Con una comunión eucarística y una oración por el Sumo Pontífice, sólo se gana una indulgencia plenaria (ID/Normas 9; EI/Normas 20.2). 
Tiempo de las tres condiciones      Las tres condiciones pueden cumplirse unos días antes o después de la ejecución de la obra prescrita, pero conviene que la comunión y la oración por las intenciones del Sumo Pontífice se realicen el mismo día que cumple la obra (ID/Normas 8).Es conveniente, aunque no necesario, que la confesión sacramental y especialmente la comunión eucarística y la oración por las intenciones del Sumo Pontífice se realicen el mismo día que la obra prescrita, aunque es suficiente que estos sagrados ritos y oraciones se realicen dentro de algunos días (unos veinte) antes o después del acto indulgenciado (Don de indulgencia, 29-1-2000).                                      INDULGENCIA PLENARIA  -  CONCESIONES EN MOMENTOS ESPECIALES
Cualquier día- Adoración al Santísimo Sacramento durante al menos media hora (EI/Concesiones 7.1.1).Será parcial si el tiempo es menor (EI/Concesiones, 7.2.1).- Piadoso ejercicio del Vía Crucis en una Iglesia y pasando de una estación a otra en un Vía Crucis legítimamente erigido, aunque no se requiere la meditación en cada una de las estaciones. Si se hace con concurrencia de personas, basta con que el que lo dirija pase de una estación a otra y los demás permanezcan en su lugar (EI/Concesiones 13.2).          - Rezo del Santo Rosario o Himno Akathistos (no necesariamente íntegro) en una iglesia u oratorio, o en familia, en una comunidad religiosa, en una asociación piadosa y siempre que varios fieles se reúnan para un buen fin. También seguir la retransmisión por radio o televisión de dicho rezo por el Santo Padre. Basta que sean 5 decenas, pero han de ser seguidas, y hay que añadir la piadosa meditación de los misterios, que basta con que se una a la oración vocal en el rezo no público (EI/Concesiones 17.1.1 y 2; y 23,1).Será parcial: en otras condiciones, por ejemplo, si se reza privadamente (EI/Concesiones 17.1; y 23.1).- Rezo del oficio Paraclisis, en las mismas condiciones del Himno Akathistos.       - Lectura piadosa de la Sagrada Escritura con veneración y a manera de lectura espiritual durante al menos media hora (EI/Concesiones 30.1).      Si la persona no puede leer la lectura anterior puede hacerse por medio del texto leido por otra persona o por medio de audio o video (EI/Concesiones 30.1)   
Primeras comuniones- Recibir por primera vez la sagrada comunión, o acompañar a los que reciben por primera vez la sagrada comunión (EI/Concesiones 8.1.1).   
Ejercicios espirituales o retiros       - Practicar ejercicios espirituales al menos tres días íntegros (EI/Concesiones 10.1).            Será parcial: si es un retiro mensual (EI/Concesiones 10.2).
Día universal para el fomento de las vocaciones o bien Día universal para la pastoral de los enfermos y discapacitados o bien Día universal para ayudar a los jóvenes a fortalecer su fe y conducirlos a la santidad               - Asistir a las celebraciones que tengan lugar en cualquiera de los días destinados a estas celebraciones de carácter universal, como por ejemplo los Días universales señalados en el título (EI/Concesiones 5).Será parcial: si el fiel se une en oración a dichas celebraciones (EI/Concesiones 5).
Primera consagración de la familia al Sagrado Corazón de Jesús o a la Sagrada Familia- Piadosamente recitar una oración adecuada, debidamente aprobada, ante una imagen del Sagrado Corazón o la Sagrada Familia, en una celebración ritual que, si fuera posible, sea presidida por un sacerdote o diácono (EI/Concesiones 1).Será parcial: en el día del aniversario de la primera consagración (EI/Concesiones 1).
Reunión eucarística  - Participar en el solemne rito eucarístico de clausura de una reunión eucarística (EI/Concesiones 7.1.4).
Santa Misión - Escuchar algunos sermones durante la Santa Misión, y asistir a la solemne conclusión de la misma (EI/Concesiones 16.1).
Nuevo santo o beato - Visitar devotamente el lugar donde se celebre, durante el año, una celebración solemne en su honor, rezando un Padrenuestro y un Credo. Se concede por una sola vez (EI/Concesiones 21.2).
Primera misa - Al sacerdote que la celebra en presencia del pueblo y a los fieles que asisten (EI/Concesiones 27.1.1 y 2).
Aniversario de los sacerdotes, en los 25, 50, 60 y 70 años  - A los sacerdotes que renueven en esas fechas los deberes de su vocación. Y a los fieles que asistan (EI/Concesiones 27.2.1 y 3).         
Aniversario de los obispos, en los 25, 40 y 50 años- A los obispos que renueven en esas fechas los deberes de su vocación. Y a los fieles que asistan (EI/Concesiones 27.2.2 y 3).         
Sínodo diocesano    - Visitar la Iglesia donde se celebra el Sínodo y rezar un Padrenuestro y un Credo. Se concede solo una vez. (EI/Concesiones 31)         
Visita pastoral- Asistir a la función sagrada que preside el visitador (EI/Concesiones 32). 
Bendición papal impartida por el Obispo   - Los Obispos pueden impartir la bendición papal con indulgencia plenaria tres veces al año en las solemnidades o fiestas que determinen, aunque no hayan celebrado la Misa y sólo asistan a ella. Se impartiría al final de la Misa (EI/Normas 7.2)     - Si en el territorio de un Obispo existiera una o varias concatedrales, podría impartir una vez al año en cada una de ellas la bendición papal con indulgencia plenaria en el día de su elección (Decreto 29-6-2002 sobre bendición papal en concatedral).  
En peligro de muerte- Desde antiguo, en peligro de muerte un sacerdote puede impartir a un moribundo o a alguien que está en trance de muerte probable (soldados en la guerra) la bendición papal con indulgencia plenaria para el momento de la muerte. El Papa Benedicto XIV prescribió la fórmula y que el enfermo debía recibir los sacramentos, invocar el Santísimo Nombre de Jesús y resignarse a la voluntad de Dios (EI/Concesiones 12.1). - Si no hubiera sacerdote, la Iglesia concede indulgencia plenaria en peligro de muerte al fiel que se halle debidamente dispuesto (exclusión de todo pecado incluso venial, y estado de gracia) y que haya rezado habitualmente durante su vida algunas oraciones. Las tres condiciones habituales las suple la Iglesia. Es aconsejable utilizar un crucifijo o una cruz (ID/Normas 18).                                        

INDULGENCIA PLENARIA    -    CONCESIONES EN DIAS ESTABLECIDOS
25 de diciembre       - Seguir la bendición Urbi et Orbi del Sumo Pontífice. Por radio o televisión (EI/Concesiones 4).
31 de diciembre      - Participar en una iglesia u oratorio en el canto solemne o recitación del Te Deum para dar gracias a Dios por los beneficios recibidos en el año (EI/Concesiones 26.1.2).          
1 de enero    - Participar en una iglesia u oratorio en el canto solemne o recitación del Veni Creator para implorar el favor divino en el año que comienza (EI/Concesiones 26.1.1).          
Semana por la unidad de los cristianos      - Participar en alguna de las celebraciones de esta semana y asistir al acto final de la misma (EI/Concesiones 11.1).Será parcial: Rezar devotamente una plegaria aprobada por la unidad de los cristianos (EI/Concesiones 11.2).
22 de febrero, día de la Cátedra de San Pedro      - Visitar la Iglesia Catedral, y rezar un Padrenuestro y un Credo (EI/Concesiones 33.1.3c).
Cualquier viernes de Cuaresma      - Recitar la siguiente oración ante una imagen de Jesús Crucificado, después de la comunión (EI/Concesiones 8.1.2). Oración de acción de gracias después de la Misa del Misal Romano                        Mírame, oh bueno y dulcísimo Jesús: en tu presencia me postro de rodillas, y con el mayor fervor de mi alma te pido y suplico que imprimas en mi corazón vivos sentimientos de fe, esperanza y caridad, verdadero dolor de mis pecados y propósito firmísimo de enmendarme; mientras con gran afecto y dolor considero y contemplo en mi alma tus cinco llagas, teniendo ante mis ojos aquello que ya el profeta David ponía en tus labios acerca de ti: “Me taladran las manos y los pies, puedo contar todos mis huesos” (Sal 21 (22), 17-18).       
Jueves Santo - Recitar el Tantum Ergo delante del Santísimo Sacramento expuesto solemnemente tras la Misa In Coena Domini (EI/Concesiones 7.1.2).       
Viernes Santo- Recitar la misma oración que la correspondiente a los Viernes de Cuaresma ante una imagen de Jesús Crucificado, después de la comunión (EI/Concesiones 8.1.2).   - Asistir a la adoración de la cruz en la solemne acción litúrgica del Viernes Santo (EI/Concesiones 13.1).          - Unirse al ejercicio del Vía Crucis del Santo Padre en Roma por radio o televisión (EI/Concesiones 13.2).          
Vigilia pascual- Renovar las promesas del bautismo con alguna fórmula aprobada (EI/Concesiones 28.1).
Pascua de Resurrección      - Seguir la bendición Urbi et Orbi del Sumo Pontífice. Por radio o televisión (EI/Concesiones 4).
2º Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia- Participar en un acto de piedad en honor de la Divina Misericordia en cualquier iglesia u oratorio (Decreto 29-6-2002)          - O al menos, ante el Santísimo Sacramento de la Eucaristía expuesto o reservado en el Sagrario, recitar el Padrenuestro y Credo junto a alguna invocación piadosa como: "Jesús misericordioso, en ti confío" (Decreto 29-6-2002 sobre la Divina Misericordia) - Los marineros en alta mar, los expatriados, los enfermos y los que están a su cuidado y los que justamente no pueden salir de sus hogares o los que realizan alguna actividad ineludible a favor de la comunidad: observando en cuanto sea posible las tres condiciones habituales, reciten el Padrenuestro y Credo ante una imagen de Jesús misericordioso añadiendo una invocación como "Jesús misericordioso, en ti confío" (Decreto 29-6-2002).   - Para los que no puedan ni eso, unirse espiritualmente a los fieles que realicen las acciones indulgenciadas y ofrezcan a Dios una plegaria junto con las molestias y los sufrimientos de la propia vida, con la intención de cumplir las tres condiciones habituales en cuanto sea posible (Decreto 29-6-2002).         
Pentecostés   - Participar en una iglesia u oratorio en el canto solemne o recitación del Veni Creator (EI/Concesiones 26.1.1).
Corpus Christi- Participar en la procesión solemne con el Santísimo Sacramento, bien por dentro del Templo o en el exterior (EI/Concesiones 7.1.3).
Sagrado Corazón de Jesús   - Rezar públicamente el acto de reparación siguiente (EI/Concesiones 3).Será parcial: En otra circunstancia.Oración Expiatoria al Sagrado Corazón de Jesús del Papa Pío XI                        Jesús dulcísimo, cuya caridad derramada sobre los hombres es correspondida ingratamente con tanto olvido, negligencia, desprecio; nosotros, arrodillados en tu presencia, queremos resarcir con especial reverencia tan abominable desidia e injurias con que los hombres afligen en todas partes tu amantísimo Corazón.                        Sin embargo, recordando que también nosotros más de una vez hemos sido culpables de tan gran indignidad, e intensamente arrepentidos por ello, imploramos en primer lugar tu misericordia a favor nuestro, dispuestos a compensar con voluntaria expiación no sólo las infamias cometidas por nosotros, sino también las de aquellos que, apartándose totalmente del camino de la salvación, rehúsan seguirte como pastor y guía, obstinados en su infidelidad o, conculcando las promesas del bautismo, han sacudido el suavísimo yugo de tu ley.                        Queremos expiar todos estos deplorables delitos y resarcir cada uno de ellos: la inmodestia y deshonestidad en la conducta y en el vestir, tantos lazos de corrupción preparados para las almas inocentes, los días de fiesta profanados, las maldiciones proferidas contra ti y tus santos, las injurias contra tu vicario y el orden sacerdotal, y el mismo sacramento del amor divino olvidado o profanado con horrendos sacrilegios, y finalmente los delitos de las naciones que se oponen a las leyes y al magisterio de la Iglesia que tú fundaste.                                 ¡Ojalá pudiéramos lavar estos pecados con nuestra propia sangre! Entretanto, para resarcir el honor divino profanado, te ofrecemos la satisfacción que tú en otro tiempo ofreciste al Padre en la cruz y que renuevas continuamente en el altar, junto con la expiación de la Virgen María, de todos los santos y de todos los fieles piadosos, prometiendo de corazón compensar, en cuanto nos sea posible, y con la ayuda de tu gracia, los pecados pretéritos, nuestros y de los demás, y tanta falta de amor, con una fe firme, con una conducta inmaculada, con una observancia perfecta de la ley evangélica, sobre todo de la caridad, impedir con todas las fuerzas las injurias contra ti, e incitar a cuantos podamos a tu seguimiento. Acepta, benignísimo Jesús, por intercesión de la Virgen María Reparadora, la ofrenda voluntaria de esta expiación y haz que nos mantengamos con toda fidelidad en tu obediencia y servicio hasta la muerte, otorgándonos el gran don de la perseverancia, para que todos lleguemos finalmente a aquella patria donde tú, con el Padre y el Espíritu Santo, vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
29 de junio, Santos Pedro y Pablo   - Usar un objeto de piedad con devota actitud interna bendecido por el Santo Padre o un obispo. Añadiendo la profesión de fe con una fórmula legítima (ID/Normas 17; EI/Concesiones 14.1).- Visitar una basílica menor, y rezar un Padrenuestro y un Credo (EI/Concesiones 33.1.2a).- Visitar la Iglesia Catedral, y rezar un Padrenuestro y un Credo (EI/Concesiones 33.1.3a).
2 de agosto   - Indulgencia de la porciúncula o perdón de Asís: visitar cualquier Iglesia franciscana del mundo desde el mediodía del día 1 hasta la medianoche del día 2, rezando un Padrenuestro y un Credo.- Visitar una basílica menor, y rezar un Padrenuestro y un Credo (EI/Concesiones 33.1.2c).- Visitar la Iglesia catedral, y rezar un Padrenuestro y un Credo (EI/Concesiones 33.1.3e).         - Visitar una Iglesia parroquial, y rezar un Padrenuestro y un Credo (EI/Concesiones 33.1.5b)- Visitar el oratorio erigido en un barco con religiosa piedad. En caso de no existir oratorio en el barco, lucrará la misma indulgencia rezando las oraciones ante una imagen sagrada.  (Motu proprio Stella Maris, 31-1-1997, S.S. Juan Pablo II)          Esta concesión de indulgencia plenaria es aplicable sólo a los navegantes, es decir, las personas que se encuentran en barcos mercantes o de pesca, o a los que, por cualquier motivo, han emprendido un viaje por mar, con tal de que se hayan confesado y hayan comulgado y oren por las intenciones del Sumo Pontífice junto al Padrenuestro y Credo habituales (Motu proprio Stella Maris).- Visitar una capilla u oratorio de la Obra del Apostolado del Mar con religiosa piedad (Motu proprio Stella Maris, 31-1-1997, S.S. Juan Pablo II)  Esta concesión de indulgencia plenaria es aplicable sólo a las gentes del mar, es decir:a) A las personas que se encuentran en barcos mercantes o de pesca, o a los que, por cualquier motivo, han emprendido un viaje por marb) A los que por razón de su oficio se encuentran de ordinario en un barco.c) A los que trabajan en plataformas petrolíferas.d) A los jubilados que proceden de los oficios citados anteriormente.e) A los alumnos de los institutos náuticos.f) A los que trabajan en los puertos.g) Al cónyuge e hijos menores de edad y todas las personas que habitan en la misma casa de cualquiera de los citados anteriormente, aunque ya no sea navegante (por ejemplo, esté jubilado).h) A los que colaboran de forma estable con el Apostolado del Mar.Se concede esta indulgencia con tal de que se hayan confesado y hayan comulgado y oren por las intenciones del Sumo Pontífice, junto al Padrenuestro y Credo habituales (Motu proprio Stella Maris).


1-8 de noviembre     - Visitar cualquiera de esos días el cementerio y rezar por los difuntos, aunque sólo sea mentalmente. Solamente aplicable en sufragio por los difuntos (EI/Concesiones 29.1.1).          
1 de noviembre       - Visitar una iglesia u oratorio y rezar un Padrenuestro y un Credo por los fieles difuntos. Solamente aplicable en sufragio por los difuntos y con el consentimiento del Ordinario (EI/Concesiones 29.1.2).        
2 de noviembre       - Visitar una Iglesia u oratorio público y rezar un Padrenuestro y un Credo. Solamente aplicable en sufragio por los difuntos (ID/Normas 15; EI/Concesiones 29.1.2).- Visitar el oratorio erigido en un barco con religiosa piedad. En caso de no existir oratorio en el barco, lucrará la misma indulgencia rezando las oraciones ante una imagen sagrada. Solamente aplicable en sufragio por los difuntos (Motu proprio Stella Maris, 31-1-1997, S.S. Juan Pablo II)  Esta concesión de indulgencia plenaria es aplicable sólo a los navegantes, es decir, las personas que se encuentran en barcos mercantes o de pesca, o a los que, por cualquier motivo, han emprendido un viaje por mar, con tal de que se hayan confesado y hayan comulgado y oren por las intenciones del Sumo Pontífice junto al Padrenuestro y Credo habituales (Motu proprio Stella Maris).- Visitar una capilla u oratorio de la Obra del Apostolado del Mar. Solamente aplicable por los difuntos (Motu proprio Stella Maris, 31-1-1997, S.S. Juan Pablo II)       Esta concesión de indulgencia plenaria es aplicable sólo a las gentes del mar, es decir:a) A las personas que se encuentran en barcos mercantes o de pesca, o a los que, por cualquier motivo, han emprendido un viaje por marb) A los que por razón de su oficio se encuentran de ordinario en un barco.c) A los que trabajan en plataformas petrolíferas.d) A los jubilados que proceden de los oficios citados anteriormente.e) A los alumnos de los institutos náuticos.f) A los que trabajan en los puertos.g) Al cónyuge e hijos menores de edad y todas las personas que habitan en la misma casa de cualquiera de los citados anteriormente, aunque ya no sea navegante (por ejemplo, esté jubilado).h) A los que colaboran de forma estable con el Apostolado del Mar.Se concede esta indulgencia con tal de que se hayan confesado y hayan comulgado y oren por las intenciones del Sumo Pontífice, junto al Padrenuestro y Credo habituales (Motu proprio Stella Maris).
9 de noviembre- Visitar la Iglesia Catedral en la dedicación de la Archibasílica del Santísimo Salvador (Catedral de San Juan de Letrán, Roma) en este día (EI/Concesiones 33.1.3d).           Solemnidad de Cristo Rey   - Rezar públicamente el acto de consagración del género humano a Jesucristo Rey (EI/Concesiones 2).Será parcial: en otra circunstancia (EI/Concesiones 2).Consagración de la humanidad para el día de Cristo Rey por el Papa Pío XI                        ¡Dulcísimo Jesús, Redentor del género humano! Miradnos humildemente postrados; vuestros somos y vuestros queremos ser, y a fin de vivir más estrechamente unidos con vos, todos y cada uno espontáneamente nos consagramos en este día a vuestro Sacratísimo Corazón.                        Muchos, por desgracia, jamás, os han conocido; muchos, despreciando vuestros mandamientos, os han desechado. ¡Oh Jesús benignísimo!, compadeceos de los unos y de los otros, y atraedlos a todos a vuestro Corazón Santísimo.                                ¡Oh Señor! Sed Rey, no sólo de los hijos fieles que jamás se han alejado de Vos, sino también de los pródigos que os han abandonado; haced que vuelvan pronto a la casa paterna, que no perezcan de hambre y miseria.                                 Sed Rey de aquellos que, por seducción del error o por espíritu de discordia, viven separados de Vos; devolvedlos al puerto de la verdad y a la unidad de la fe para que en breve se forme un solo rebaño bajo un solo Pastor.                          Sed Rey de los que permanecen todavía envueltos en las tinieblas de la idolatría; dignaos atraerlos a todos a la luz de vuestro reino.                          Conceded, ¡oh Señor!, incolumidad y libertad segura a vuestra Iglesia; otorgad a todos los pueblos la tranquilidad en el orden; haced que del uno al otro confín de la tierra no resuene sino esta voz: ¡Alabado sea el Corazón divino, causa de nuestra salud! A Él se entonen cánticos de honor y de gloria por los siglos de los siglos. Amén.
Aniversario del propio bautismo     - Renovar las promesas del bautismo con alguna fórmula aprobada. (EI/Concesiones 28.1).Sera parcial: en otro momento (EI/Concesiones 28.2.1)
Un día al año escogido por el fiel cristiano - Visitar una basílica menor, y rezar un Padrenuestro y un Credo (EI/Concesiones 33.1.2d).
- Visitar un santuario constituido por la autoridad competente, y rezar un Padrenuestro y un Credo (EI/Concesiones 33.1.4b).


                                  
INDULGENCIA PLENARIA - CONCESIONES POR VISITAR LUGARES PIADOSAMENTELa visita será desde el mediodía de la víspera, hasta la medianoche del día establecido (EI/Normas 14)Rezando siempre un Padrenuestro y un Credo (ID/Normas 16)   
Una Iglesia u oratorio público        - Visitarla el día 2 de noviembre, rezando por los fieles difuntos. Sólo puede aplicarse como sufragio a los mismos (ID/Normas 15; EI/Concesiones 29.1.2).
Una de las cuatro Basílicas Patriarcales de Roma- Visitarla bien formando parte de una peregrinación colectiva o bien expresando durante la visita el afecto de filial obediencia al Papa (EI/Concesiones 33.1.1).      
Una Basílica menor  - Visitarla en la solemnidad de San Pedro y San Pablo (EI/Concesiones 33.1.2a).  - Visitarla en la solemnidad del día de su titular (EI/Concesiones 33.1.2b). - Visitarla el día 2 de agosto (EI/Concesiones 33.1.2c).        - Visitarla una vez al año, el día escogido por el fiel cristiano (EI/Concesiones 33.1.2d).        
Iglesia Catedral        - Visitarla en la solemnidad de San Pedro y San Pablo, el 29 de junio (EI/Concesiones 33.1.3a).- Visitarla en la solemnidad del día de su titular (EI/Concesiones 33.1.3b). - Visitarla en la celebración de la Cátedra de San Pedro, el 22 de febrero (EI/Concesiones 33.1.3c).- Visitarla en la dedicación de la Archibasílica del Santísimo Salvador (Catedral de San Juan de Letrán, Roma) el 9 de noviembre (EI/Concesiones 33.1.3d).  - Visitarla el día 2 de agosto (EI/Concesiones 33.1.3e).        
Santuario constituido por la autoridad competente - Visitarlo en la solemnidad del día de su titular (EI/Concesiones 33.1.4a).- Visitarlo una vez al año, el día escogido por el fiel cristiano (EI/Concesiones 33.1.4b).        - Visitarlo en una peregrinación colectiva (EI/Concesiones 33.1.4c).
Una Iglesia parroquial (o concatedral o cuasiparroquial)   - Visitarla en la solemnidad del día de su titular (ID/Normas 15; EI/Concesiones 33.1.5a).         - Visitarla el día 2 de agosto (ID/Normas 15; EI/Concesiones 33.1.5b).      
Una concatedral      - Los obispos podrán impartir la bendición papal con indulgencia plenaria en el día de una celebración solemne, en dicha concatedral, elegido por ellos (Decreto 29-6-2002 sobre bendición papal en concatedral).
Una iglesia o un altar- Visitarlo en el mismo día de su dedicación (EI/Concesiones 33.1.6).        
Iglesia u oratorio de Instituto religioso       - Visitarlo en el día de su santo fundador (EI/Concesiones 33.1.7). 
Oratorio erigido en un barco- Visitarlo con religiosa piedad en la fiesta del santo titular de dicho oratorio (Motu proprio Stella Maris, 31-1-1997, S.S. Juan Pablo II) Esta concesión de indulgencia plenaria es aplicable sólo a los navegantes, es decir, las personas que se encuentran en barcos mercantes o de pesca, o a los que, por cualquier motivo, han emprendido un viaje por mar, con tal de que se hayan confesado y hayan comulgado y oren por las intenciones del Sumo Pontífice, junto al Padrenuestro y Credo habituales (Motu proprio Stella Maris).- La misma concesión de indulgencia anterior, aplicable a las mismas personas y sólo en sufragio por los difuntos, puede ganarse el día 2 de noviembre (Motu proprio Stella Maris).
Ante una imagen sagrada en un barco- Si en un barco no existe un oratorio erigido, pueden lucrarse por los navegantes las mismas indulgencias que se hubieran lucrado en la visita a dicho oratorio, si rezan las mismas oraciones ante una imagen sagrada (Motu proprio Stella Maris).
Capilla u oratorio de la Obra del Apostolado del Mar- Visitarlo con religiosa piedad en la fiesta del santo titular de dicha capilla u oratorio (Motu proprio Stella Maris, 31-1-1997, S.S. Juan Pablo II)  Esta concesión de indulgencia plenaria es aplicable sólo a las gentes del mar, es decir:a) A las personas que se encuentran en barcos mercantes o de pesca, o a los que, por cualquier motivo, han emprendido un viaje por marb) A los que por razón de su oficio se encuentran de ordinario en un barco.c) A los que trabajan en plataformas petrolíferas.d) A los jubilados que proceden de los oficios citados anteriormente.e) A los alumnos de los institutos náuticos.f) A los que trabajan en los puertos.g) Al cónyuge e hijos menores de edad y todas las personas que habitan en la misma casa de cualquiera de los citados anteriormente, aunque ya no sea navegante (por ejemplo, esté jubilado).h) A los que colaboran de forma estable con el Apostolado del Mar.Se concede esta indulgencia con tal de que se hayan confesado y hayan comulgado y oren por las intenciones del Sumo Pontífice, junto al Padrenuestro y Credo habituales (Motu proprio Stella Maris).- La misma concesión de indulgencia anterior, aplicable a las mismas personas y sólo en sufragio por los difuntos, puede ganarse el día 2 de Noviembre (Motu proprio Stella Maris).
Iglesia estacional      - Participar en las celebraciones sagradas de la misma, en su día propio (EI/Concesiones 33.2).Será parcial: visitarla sólo por devoción (EI/Concesiones 33.2).
Iglesia de Santa María de los Ángeles en Asís        - Visitarla cualquier día del año. Se recuerda que sólo puede ganarse una vez al día. (Decreto de la Penitenciaría Apostólica Portiuncolae Sacrae aedes de 1988). 
Cementerio de Paracuellos del Jarama (Diócesis de Alcalá de Henares – Madrid – España)

- Visitarlo cualquier primer domingo de mes del año, asistiendo a la Santa Misa y recibiendo la Sagrada Comunión, además de las condiciones generales. (Decreto de la Penitenciaría Apostólica de Noviembre de 2017).


Lugares de culto asociados a la Basílica Liberiana de Roma (Santa María la Mayor):
    Consultar Apéndice 1 para ver el listado parcial de templos y sus fiestas propias

- Visitarlo y asistir a alguna función sagrada o al menos, rezar un Padrenuestro y Credo, en los siguientes días:

El día 5 de Agosto, festividad de la Basílica Liberiana de Roma.
El día de la Fiesta propia(consultar Apéndice 1).
En todas las solemnidades litúrgicas de la Bienaventurada Virgen María:

1 de enero: Santa María, Madre de Dios
15 de agosto: Asunción al Cielo
8 de septiembre: Natividad
8 de diciembre: Inmaculada Concepción

Una vez al año, en un día elegido libremente por cada uno de los fieles
Cada vez que se asista en peregrinación colectiva a dicho lugar                                   

APENDICE 1:

Listado de templos o lugares de culto con afinidad de vínculo espiritual con la Basílica Liberiana de Roma (Santa María la Mayor). Entre otros:


1) Santuario Nacional del Rocío (Almonte – Huelva – España) (Decreto 4 – Abril – 2012) (Fiesta propia: Domingo de Pentecostés)
2) Capilla Sacramental de la Parroquia de Santa María Magdalena y Ermita de Cuarto (Dos Hermanas – Sevilla – España) (Decreto 4 – Marzo – 2010) (Fiesta propia: Nuestra Señora de Valme, 3º domingo de octubre)
3) Real Santuario de María Santísima de Araceli (Lucena – Córdoba – España) (Decreto 22 – Octubre – 2014) (Fiesta propia: 1º domingo de mayo)
4) Santuario de la Santísima Virgen de Lledó (Castellón de la Plana – España) (Decreto 7 – julio – 2010) (Fiesta propia: 1º domingo de mayo)
5) Iglesia Parroquial de Santa María de la Encarnación (Huéscar – Granada – España) (Decreto 2 – febrero - 2009) (Fiesta propia: 25 de marzo)
6) Parroquia de San Isidoro el Real de Oviedo, en la advocación de Nuestra Señora de los Dolores en su Inmaculada Concepción (Oviedo – España) (Decreto 18 – junio – 2015) (Fiesta propia: 15 de septiembre)

(Si alguna persona conociera de algún otro lugar de culto asociado a la Basílica Liberiana (Santa María la Mayor) puede dejarme un comentario con información al respecto para incluirla aquí).




NORMATIVA VIGENTE         

1) PABLO VI, Constitución Apostólica Indulgentiarum Doctrina, 1-1-1967 (ID)
- Proemio
- Normas (ID/Normas)

2) JUAN PABLO II, Enchiridion Indulgentiarum, en su cuarta edición de 1999 (EI):
- Anotaciones preliminares
- Normas sobre las indulgencias (EI/Normas)
- Cuatro concesiones generales
- Proemio que precede a la sección Otras concesiones (EI/Proemio a Concesiones)
- Otras concesiones (EI/Concesiones)

3) Código de Derecho Canónico (CIC)

4) Catecismo de la Iglesia Católica (Cat)

5) JUAN PABLO II, Decreto de la Penitenciaría Apostólica, 29-1-2000 (Don de Indulgencia)

6) JUAN PABLO II, Decreto sobre la Divina Misericordia, 29-6-2002


7) JUAN PABLO II, Decreto sobre la facultad episcopal de impartir la bendición papal, 29-6-2002

8) JUAN PABLO II, Motu Proprio Stella maris sobre el apostolado del mar, 31-1-1997. 

   

Abril/2018

 

Publicado por  en 

 

----------------------------

 

https://www.hogardelamadre.org/es/recursos/material-didactico/5457-las-indulgencias

Todo pecado lleva una culpa y una pena. En la confesión se perdona la culpa, la pena eterna debida a los pecados mortales y, al menos en parte, la pena temporal que queda como consecuencia de todo pecado. Normalmente queda una parte de pena temporal que hay que expiar en esta vida o en la otra.  La Iglesia tiene poder para perdonar esta pena por medio de las indulgencias.

La indulgencia es la remisión delante de Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que el fiel, debidamente dispuesto y bajo determinadas condiciones, adquiere por medio de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención aplica y dispensa con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos.

La indulgencia es parcial o plenaria, según libere, en parte o del todo, de la pena temporal debida por los pecados.

Nadie puede aplicar la indulgencia que adquiere, por personas que aún viven.

Las indulgencias parciales o plenarias pueden aplicarse por los difuntos a modo de sufragio.

Para que alguien sea capaz de adquirir las indulgencias se requiere estar bautizado, no estar excomulgado y estar en estado de gracia por lo menos al final de las obras prescritas.

Para que el sujeto, que es capaz de adquirirlas, las reciba realmente, debe tener la intención, por lo menos general, de adquirirlas, y realizar las obras prescritas en el tiempo y del modo debido a tenor de la concesión.

Para conseguir indulgencia plenaria es necesario realizar debidamente la obra indulgenciada y cumplir tres condiciones: confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice. Se requiere, además, que se excluya cualquier afecto al pecado, aunque sea venial

-----------------------

El Decreto El don de la indulgencia de 29-1-2000 de la Penitenciaria Apostólica de la Santa Sede contiene “indicaciones de índole general sobre las indulgencias”. En ellas se indica que esas tres condiciones requeridas para conseguir indulgencia plenaria, especialmente la confesión, pueden realizarse unos veinte días antes o después del acto indulgenciado.

-------------------------

pero la comunión y la oración por las intenciones del Sumo Pontífice conviene hacerlas el mismo día en que se realice la obra.  

Se cumple plenamente la condición de la oración por las intenciones del Sumo Pontífice rezando por sus intenciones, un padrenuestro y un avemaría; sin embargo, se deja en libertad a los fieles de rezar otras oraciones según la piedad y la devoción de los mismos.  

Al fiel cristiano que, por lo menos con el corazón contrito, realiza una obra enriquecida con indulgencia parcial, se le concede, por medio de la Iglesia, tanta remisión temporal de la pena, cuanta él mismo recibe ya con su acción.

La indulgencia plenaria se puede adquirir solamente una vez al día, salvo  “In articulo mortis” .

La indulgencia parcial se puede adquirir muchas veces durante el día, a no ser que exprese lo contrario.

Se dan tres concesiones de indulgencia parcial al fiel cristiano que:

   1) en el desempeño de sus deberes y en la paciencia ante las dificultades se la vida, levanta con humilde confianza su alma a Dios, añadiendo, aunque sea mentalmente, una invocación piadosa;
   2) guiado por el espíritu de fe se emplea a sí mismo o sus bienes con espíritu de misericordia, al servicio de los hermanos necesitados;
   3) espontáneamente se abstiene de alguna cosa lícita y agradable para él, por espíritu de penitencia.

Algunas oraciones y acciones enriquecidas con indulgencia parcial:

   1) Cada uno de los actos de fe, esperanza, caridad y contrición, recitados con devoción según una fórmula autorizada.
   2) La visita de adoración al Santísimo sacramento.
   3) La oración al Ángel de la guarda.
   4) El  “Angelus” y el “Regina caeli” recitados en el tiempo correspondiente.
   5) El “Alma de Cristo”.
   6) El acto de comunión espiritual.
   7) El “Credo”.
   8) La acción de enseñar o aprender la doctrina cristiana.
   9) Las letanías de los santos, letanías lauretanas de la Santísima Virgen, etc.
   10) El “Magnificat”.
   11) El “Acúerdate”.
   12) El “Miserere”.
   13) La oración para pedir por las vocaciones sacerdotales o religiosas.
   14) La oración mental o meditación.
   15) El oración por el Sumo Pontífice.
   16) El Rosario recitado en privado.
   17) La lectura de la Sagrada Escritura.
   18) La señal de la cruz.
   19) El “Bajo tu misericordia”.
   20) El “Tantum Ergo”.
   21) El “Te Deum”.
   22) El himno al Espíritu Santo.
   23) En la renovación de las promesas bautismales.

Algunas oraciones y acciones enriquecidas con indulgencia plenaria:

   1) La adoración al Santísimo durante media hora por lo menos.
   2) La visita de devoción a alguna de las cuatro basílicas patriarcales de Roma: san Pedro, san Pablo extramuros, san Juan de Letrán y santa María la mayor: el día de la fiesta titular; cualquier día de fiesta de precepto; una vez al año, en un día escogido por cada uno.
   3) La bendición del Papa, impartida “urbi et orbi” recibida con piedad y devoción, aunque sólo sea a través de la radio o de la televisión.
   4) La visita a los cementerios con la oración, aunque sólo sea mental, por los difuntos, y aplicada solamente a las almas del purgatorio, del día primero al ocho de noviembre.
   5) La adoración de la cruz, el Viernes santo durante la solemne acción litúrgica.
   6) En las primeras comuniones, a los que la reciben y a los que asisten devotamente.
   7) A los sacerdotes que celebran su primera misa solemne y a los fieles que participan con devoción.
   8) A los participantes en ejercicios espirituales de tres días de duración por lo menos.
   9) A los que recitan el Rosario en una iglesia, en un oratorio público, en familia, en comunidad religiosa o en una asociación piadosa.
   10) A los que leen la Sagrada Escritura por lo menos durante media hora.
   11) El “Te Deum” recitado en una celebración pública el día último del año.
   12) El “Veni Creator” recitado en una celebración pública el primero de año y el día de Pentecostés.
   13) El Vía crucis, delante de las estaciones legítimamente erigidas. Según el uso común, el Vía crucis consta de catorce lecturas a las que se añaden algunas oraciones vocales. Esto no es indispensable; basta la devota meditación sobre la pasión y muerte del Señor. A no ser que se esté impedido, se requiere el paso de una estación a otra. Cuando se trata de un Vía crucis público, basta que por lo menos el que lo dirija pase de una estación a otra, quedando los demás en sus puestos.
   14) En la renovación de las promesas bautismales durante la celebración de la Vigilia Pascual, en el aniversario del propio bautismo.
   15) La oración “Mírame, oh buen Jesús”, recitada devotamente ante el crucifijo después de la comunión cualquier viernes del tiempo de cuaresma y del tiempo de pasión.
   16) El acto de reparación según la fórmula aprobada, recitado en una celebración pública el día de Sagrado Corazón.
   17) El acto de consagración del género humano a Cristo Rey, según la fórmula aprobada, recitado en una celebración pública el día de Cristo Rey.
   18) La visita a la catedral de la diócesis o a la propia parroquia, el día de la fiesta titular y el dos de agosto (a no ser que el Ordinario del lugar determine otra fecha).
   19) La devota asistencia a la celebración litúrgica final de un congreso eucarístico o de una misión popular.
   20) ”In artículo mortis” si no hay un sacerdote que pueda administrar los sacramentos y la bendición apostólica con la indulgencia plenaria adjunta, la santa Iglesia concede al moribundo, dispuesto convenientemente, la indulgencia plenaria, con tal de que el interesado, durante su vida, haya recitado habitualmente algunas oraciones. En este caso, esta condición suple a las tres condiciones acostumbradas.

Algunos objetos de piedad enriquecidos con indulgencias:

   1) Se alcanza indulgencia parcial, usando con devoción los objetos de piedad bendecidos por un sacerdote según la fórmula acostumbrada. Estos objetos son: el crucifijo o la cruz, el rosario, el escapulario, las medallas.
   2) Si esos objetos de piedad han sido bendecidos por el Sumo Pontífice o por un Obispo, se puede alcanzar la indulgencia plenaria usándolos devotamente en la fiesta de san Pedro y san Pablo, añadiendo cualquier forma aprobada de profesión de fe.

----------------------------

 

B. INDULGENTIAE PLENARIAE 

1. Indulgentiae plenariae cotidie lucrabiles 

Akathistos vel Paraclisis (conc. 23 § 1)
Eucharistica adoratio, per dimidiam saltem horam (conc. 7 § 1, 1°)
Pium exercitium Viae Crucis (conc. 13, 2°)
Rosarium mariale (conc. 17 § 1)
Sacrae Scripturae lectio vel auditio, per dimidiam saltem horam (conc. 30)
Visitatio in forma peregrinationis ad Patriarchales Basilicas in Urbe (conc. 33 § 1, 1°)

2. Indulgentiae plenariae in determinatis diebus concessae 

Die 1 ianuarii (conc. 26 § 1, 1°)
Hebdomada pro Christianorum unitate (conc. 11 § 1)
Qualibet feria VI temporis Quadragesimae (conc. 8 § 1, 2°)
Feria V Hebdomadae Sanctae (conc. 7 § 1, 2°)
Feria VI Hebdomadae Sanctae (conc. 13, 1°)
Sabbato Hebdomadae Sanctae (conc. 28 § 1)
In sollemnitate Pentecostes (conc. 26 § 1, 1°)
In sollemnitate Corporis et Sanguinis Christi (conc. 7 § 1, 3°)
In sollemnitate Sacr.mi Cordis Iesu (conc. 3)
In sollemnitate Ss. Apost. Petri et Pauli (conc. 14 § 1; 33 § 1, 2°, 3°)
Die 2 augusti (conc. 33 § 1, 2°, 3°, 5°)
Singulis diebus a die 1 usque ad diem 8 novembris (conc. 29 § 1, 1°)
Die Commemorationis omnium fidelium defunctorum (conc. 29 § 1, 2°)
In sollemnitate Christi Regis (conc. 2)
Die 31 decembris (conc. 26 § 1, 2°)

3. Indulgentiae plenariae pro peculiaribus circumstantiis concessae 

Benedictio papalis (conc. 4)
Die ad aliquem religiosum finem celebrandum universaliter dicata (conc. 5)
Die anniversario proprii Baptismatis (conc. 28 § 1)
Die consecrationis familiae (conc. 1)
Die dedicationis ecclesiae vel altaris (conc. 33 § 1, 6°)
Die designato pro stationali ecclesia (conc. 33 § 2)
Eucharisticus conventus (conc. 7 § 1, 4°)
Eucharistica processio (conc. 7 § 1, 3°)
Exercitia spiritalia (conc. 10 § 1)
In articulo mortis (conc. 12)
In liturgica celebratione Fundatoris Institutorum vitae consecratae et Societatum vitae apostolicae (conc. 33 § 1, 7°)
In sollemnitate Titularis basilicae minoris, ecclesiae cathedralis, sanctuarii, ecclesiae paroecialis (conc. 33 § 1, 2°-5°)
Iubilares Ordinationum celebrationes (conc. 27 § 2)
Peregrinatio (concess. 33 § 1, 1°, 4°)
Prima Communio (conc. 8 § 1, 1°)
Prima Missa (conc. 27 § 1) 
Sacrae Missiones (conc. 16 § 1)
Semel in anno, die libere eligendo (conc. 33 § 1, 2°, 4°)
Synodus dioecesana (conc. 31)
Visitatio pastoralis (conc. 32)  

----------- ----------- ----------- -----------

B. INDULGENCES PLÉNIÈRES

  • 1. Indulgences plénières que l’on peut obtenir chaque jour

    2. Indulgences plénières accordées certains jours déterminés

    3. Indulgences plénières accordées en des circonstances particulières

  • B. INDULGENCES PLÉNIÈRES

    1. Indulgences plénières que l’on peut obtenir chaque jour

    Acathiste (hymne) ou Paraclisis (conc. 23 § 1) 00

    Adoration eucharistique, pendant au moins une demi-heure (conc. 7 § 1, 1°) 00

    Chapelet marial (conc. 17 § 1) 00

    Exercice Pieux du Chemin de Croix (conc. 13, 2°) 00

    Lecture ou écoute de la Sainte Écriture, pendant au moins une demi-heure (conc. 30) 00

    Visite en forme de pèlerinage aux Basiliques Patriarcales de Rome (conc. 33 § 1, 1°) 00

    2. Indulgences plénières accordées certains jours déterminés

    1° janvier (conc. 26 § 1, 1°) 00

    Semaine pour l’unité des chrétiens (conc. 11 § 1) 00

    Tous les vendredis de Carême (conc. 8 § 1, 2°) 00

    Jeudi Saint (conc. 7 § 1, 2°) 00

    Vendredi Saint (conc. 13, 1°) 00

    Samedi Saint (conc. 28 § 1) 00

    Solennité de Pentecôte (conc. 26 § 1, 1°) 00

    Solennité du Corps et Sang du Christ (conc. 7 § 1, 3°) 00

    Solennité des saints Apôtres Pierre et Paul (conc. 14 §1 ; 33 § 1, 2°, 3°) 00

    Solennité du Sacré-Coeur de Jésus (conc. 3) 00

    2 août (conc. 33 § 1, 2°, 3°, 5°) 00

    Tous les jours du 1° au 8 novembre (conc. 29 § 1, 1°) 00

    Commémoration de tous les fidèles défunts (conc. 29 § 1, 2°) 00

    Solennité du Christ Roi (conc. 2) 00

    31 décembre (conc. 26 § 1, 2°) 00

    3. Indulgences plénières accordées en des circonstances particulières

    A l’article de la mort (conc. 12) 00

    Bénédiction papale (conc. 4) 00

    Célébrations jubilaires des Ordinations (conc. 27 § 2)

    Congrès Eucharistique (conc. 7 § 1, 4°) 00

    En la célébration liturgique du Fondateur d’Instituts de vie consacrée et de Sociétés de vie apostolique (conc. 33§1,7°) 00

    En la solennité du Titulaire d’une basilique mineure, d’une église cathédrale, d’un sanctuaire, d’une église paroissiale (conc. 33 § 1, 2°-5°) 00

    Exercices spirituels (conc. 10 § 1) 00

    Jour anniversaire de son Baptême (conc. 28 §1) 00

    Jour de la consécration de la famille (conc. 1). 00

    Jour de la consécration de l’église ou de l’autel (conc. 33 §1, 6°) 00

    Jour fixé pour une église de " station " (conc. 33 § 2) 00

    Journée universellement dédiée à célébrer quelque fin religieuse (conc. 5) 00

    Pèlerinage (concess. 33 § 1, 1°, 3°) 00

    Première Communion (conc. 8 § 1, 1°) 00

    Première Messe (conc. 27 § 1) 00

    Procession (conc. 7 § 1, 3°) 00

    Sacrées Missions (conc. 16 § 1) 00

    Synode diocésain (conc. 31) 00

    Une fois par an, en un jour choisi librement (conc. 33 § 1, 2, 2°, 4°) 00

    Visite pastorale (conc. 32) 00

    ----------- ----------- ----------- -----------

    -----------------------

     

    NORMAS DE LAS INDULGENCIAS Enchiridion Indulgentiarum de 1999 [Manual de Indulgencias de 1999]

    Para ganar indulgencias se requiere

    Si falta la plena disposición, o si no se cumple [bien] la obra prescrita y las tres condiciones antedichas, la indulgencia será sólo parcial, salvo lo prescrito para los "impedidos".

    -- Al fiel cristiano que, al menos arrepentido interiormente, realiza una obra enriquecida con indulgencia parcial, se le concede, por medio de la Iglesia, una remisión de la pena temporal del mismo valor que la que él mismo con su acción ya recibe.
    [Norma 4 del Enchiridion Indulgentiarum de 1999; Enchiridion de 1986, n. 6].

    La obra prescrita para la obtención de una indulgencia plenaria aneja a una iglesia u oratorio consiste en la visita piadosa a este lugar, rezando el Padrenuestro y el Credo, a no ser que en algún caso especial se establezcan otras condiciones [Norma 19 del Enchiridion Indulgentiarum de 1999, § 2; CIC 1983, can. 996 § 2; Enchiridion de 1986, n. 22].

    [Las indulgencias se pueden aplicar por uno mismo o por un difunto. Por una persona viva, no. Por los vivos, se puede rezar, ofrecer sacrificios y encargar misas; y con todo ello se puede conseguir que Dios les dé gracias para que obren según la divina voluntad y para que hagan una confesión bien hecha y recuperen así la gracia santificante y para que reparen y remitan su pena temporal].

    Las indulgencias no proporcionan el perdón de los pecados. Sirven para cumplir la reparación que hay que hacer por los pecados, una vez conseguido el perdón mediante el arrepentimiento y la confesión que quita los pecados.

    [A los difuntos, si están en el purgatorio, las indulgencias parciales les van abreviando y mejorando su situación. La indulgencia plenaria aplicada a un difunto le libera del purgatorio y le lleva al cielo].

    [Se puede ganar una indulgencia plenaria cada día; y por lo tanto, se puede sacar a un alma del purgatorio cada día].

    La indulgencia plenaria sólo puede ganarse una vez al día [Norma 18 § 1 del Enchiridion Indulgentiarum de 1999].
    Sin embargo, el fiel cristiano podrá alcanzar indulgencia plenaria in articulo mortis, aunque el mismo día haya ganado ya otra indulgencia plenaria.
    La indulgencia parcial puede ganarse varias veces al día, a no ser que expresamente se establezca lo contrario.

    Indulgencia plenaria in articulo mortis [Enchiridion Indulgentiarum de 1999, concesión 12. Enchiridion de 1986, versión española oficial de 1995, nº. 28. Constitución apostólica Indulgentiarum doctrina, del Papa san PabloVI Norma 18.]

    § 1. El sacerdote que administra los sacramentos a un fiel en peligro de muerte no omitirá darle la bendición apostólica con indulgencia plenaria

    § 2. Si un sacerdote no puede estar presente, Nuestra santa Madre Iglesia concede con bondad al fiel indulgencia plenaria in articulo mortis, siempre que esté bien dispuesto y que haya rezado habitualmente algunas oraciones en su vida; en este caso la Iglesia suple las tres condiciones habituales requeridas para la indulgencia plenaria.

    § 3. Para ganar esta indulgencia plenaria, se recomienda utilizar un crucifijo o una cruz.

    § 4. El fiel puede ganar esta indulgencia plenaria "in articulo mortis" incluso si ese día ya ha ganado otra indulgencia plenaria [Enchiridion Indulgentiarum de 1999, norma 18 § 2].

    § 5. En la enseñanza catequética, hay que informar a los fieles frecuente y oportunamente de esta saludable disposición de la Iglesia [Enchiridion de 1986, n. 5].

    Enchiridion de 1986, versión española oficial de 1995, nº. 28. Constitución apostólica Indulgentiarum doctrina, del Papa san PabloVI Norma 18.
    En peligro de muerte inminente

    El sacerdote que administra los sacramentos a un fiel cristiano que se halla en peligro de muerte inminente no deje de impartir la bendición apostólica con la adjunta indulgencia plenaria. Si no es posible la presencia de un sacerdote, la piadosa Madre Iglesia concede benignamente indulgencia plenaria, para ganarla en peligro de muerte, al fiel cristiano debidamente dispuesto, con tal que éste, durante su vida, haya rezado habitualmente algunas oraciones. Para ganar esta indulgencia plenaria es aconsejable utilizar un crucifijo o una cruz.
    La condición con tal que éste haya rezado habitualmente algunas oraciones suple en este caso a las tres condiciones habituales requeridas para ganar indulgencia plenaria.
    El fiel cristiano podrá ganar esta indulgencia plenaria en peligro de muerte inminente aunque en el mismo día ya haya ganado otra indulgencia plenaria.
    Esta concesión está tomada de la Constitución apostólica Indulgentiarum doctrina, Norma 18.

    --------------------------- 

    Son dignas de mención especial las obras que permiten ganar indulgencia plenaria cada día:

    — La adoración del Santísimo durante media hora al menos (Enchiridion Indulgentiarum de 1999, conc. 7 § 1, 1°);

    — El ejercicio del Vía Crucis (Enchiridion Indulgentiarum de 1999 conc. 13, 2°);

    — El rezo del santo Rosario o del Akathisto junto con otra u otras personas en vez del rezo en solitario, bien sea con los que estén en una iglesia u oratorio, bien sea en familia, en una comunidad religiosa, en una asociación de fieles, etc. (conc. 17 § 1, 1° y conc. 23 § 1);
    o bien uniéndose piadosamente al rezo de esta oración [del santo Rosario] por el Soberano Pontífice, retransmitida por televidión o radio (conc. 17 § 1, 2°)
    § 1º Rosarium mariale pie recitaverit in ecclesia aut oratorio, vel in familia, in religiosa Communitate, in christifidelium consociatione et generatim cum plures ad aliquem honestum finem conveniunt; 
    § 2°
    eiusdem precis recitationi, dum a Summo Pontifice peragitur, et ope instrumenti televisifici vel radiophonici propagatur, sese pie univerit. 
    In aliis rerum adiunctis vero indulgentia erit partialis. 

    — La piadosa lectura o escucha de la lectura de la Sagrada Escritura durante media hora al menos (Enchiridion Indulgentiarum de 1999, conc. 30).

    Indulgentiae plenariae cotidie lucrabiles 

    • Akathistos vel Paraclisis (conc. 23 § 1)
      Eucharistica adoratio, per dimidiam saltem horam (conc. 7 § 1, 1°)
      Pium exercitium Viae Crucis (conc. 13, 2°)
      Rosarium mariale (conc. 17 § 1)
      Sacrae Scripturae lectio vel auditio, per dimidiam saltem horam (conc. 30)
      Visitatio in forma peregrinationis ad Patriarchales [Papales] Basilicas in Urbe (conc. 33 § 1, 1°)

    Indulgentiae plenariae in determinatis diebus concessae 

    • Die 31 decembris (conc. 26 § 1, 2°)
      Die 1 ianuarii (conc. 26 § 1, 1°)
      Hebdomada pro Christianorum unitate (conc. 11 § 1)
      Qualibet feria VI temporis Quadragesimae (conc. 8 § 1, 2°)
      Feria V Hebdomadae Sanctae (conc. 7 § 1, 2°)
      Feria VI Hebdomadae Sanctae (conc. 13, 1°)
      Sabbato Hebdomadae Sanctae (conc. 28 § 1)
      In sollemnitate Pentecostes (conc. 26 § 1, 1°)
      In sollemnitate Corporis et Sanguinis Christi (conc. 7 § 1, 3°)
      In sollemnitate Sacr.mi Cordis Iesu (conc. 3)
      In sollemnitate Ss. Apost. Petri et Pauli (conc. 14 § 1; 33 § 1, 2°, 3°)
      Die 2 augusti (conc. 33 § 1, 2°, 3°, 5°)
      Singulis diebus a die 1 usque ad diem 8 novembris (conc. 29 § 1, 1°)
      Die Commemorationis omnium fidelium defunctorum (conc. 29 § 1, 2°)
      In sollemnitate Christi Regis (conc. 2)
      Die 31 decembris (conc. 26 § 1, 2°)

    -------------------------

    Indulgencia plenaria aplicable sólo a las almas del purgatorio [no a uno mismo]

    Visita al cementerio [cada uno de los días del 1 al 8 de noviembre]
    Al fiel cristiano que visite piadosamente un cementerio y que en su mente ore por los difuntos, se le concede indulgencia, aplicable sólo a las almas del Purgatorio; desde el día 1 hasta el 8 de noviembre todos los días, plenaria; los demás días del año será parcial.
    [Enchiridion de 1986, versión española oficial de 1995, nº. 13].

    Visita a una iglesia u oratorio en la Conmemoración de todos los fieles difuntos [puede ser el domingo anterior y así se puede conseguir indulgencia plenaria, además, cada uno de los días del 1 al 8 de noviembre]
    Se concede indulgencia plenaria, aplicable sólo a las almas del purgatorio, a los fieles cristianos que, el día en que se celebra la Conmemoración de todos los fieles difuntos, visiten piadosamente una iglesia u oratorio.
    Dicha indulgencia podrá ganarse, o en el día antes indicado, o con el consentimiento del Ordinario, el domingo anterior o posterior, o en la solemnidad de Todos los Santos.
    La mencionada indulgencia ya está incluida en la Constitución apostólica Indulgentiarum doctrina, Norma 15; aquí se han tenido en cuenta los deseos hasta ahora manifestados a la Sagrada Penitenciaría.
    En esta piadosa visita, de acuerdo con la Norma 16 de la misma Constitución apostólica,' se reza la oración del Señor y el símbolo de la fe (Padrenuestro y Credo).
    [Enchiridion de 1986, versión española oficial de 1995, nº. 67].

    ---------------------------

    Indulgencia plenaria el último día del año:

    Se concede indulgencia plenaria al fiel que participa devotamente, en una iglesia u oratorio, en el canto o el rezo solemne del Te Deum el último día del año en acción de gracias por todos los beneficios recibidos a lo largo del año. Plenaria indulgentia conceditur christifideli qui, in ecclesia vel oratorio, devote interfuerit sollemni cantui vel recitationi hymni Te Deum, ultima anni die, ad gratias Deo referendas pro beneficiis totius anni decursu acceptis
    (Enchiridion Indulgentiarum de 1999 conc. 26 § 1. 2°; EI 1986, conc. 61).

    Indulgencia plenaria el primer día del año:

    Se concede indulgencia plenaria al fiel que participa devotamente, en una iglesia u oratorio, en el canto o el rezo solemne del Veni Creator el primer día del año para implorar la ayuda divina para todo el curso del año
    Plenaria indulgentia conceditur christifideli qui, in ecclesia vel oratorio, devote interfuerit sollemni cantui vel recitationi l’hymne Veni Creator, vel prima anni die ad divinam opem pro totius anni decursu implorandam; vel in sollemnitate Pentecostes
    (Enchiridion Indulgentiarum de 1999 conc. 26 § 1. 1°; Enchiridion de 1986, conc. 61:"Al fiel cristiano que recite en acción de gracias el himno Te Deum, se le concede indulgencia parcial. La indulgencia será plenaria si lo recita públicamente el último día del año").

    Indulgencia plenaria en la solemnidad de Pentecostés:

    Se concede indulgencia plenaria al fiel que participa devotamente, en una iglesia u oratorio, en el canto o el rezo solemne del Veni Creator en la solemnidad de Pentecostés para implorar la ayuda divina para todo el curso del año
    Plenaria indulgentia conceditur christifideli qui, in ecclesia vel oratorio, devote interfuerit sollemni cantui vel recitationi l’hymne Veni Creator, vel prima anni die ad divinam opem pro totius anni decursu implorandam; vel in sollemnitate Pentecostes
    (Enchiridion Indulgentiarum de 1999 conc. 26 § 1. 1°; Enchiridion de 1986, conc. 60: "Al fiel cristiano que rece devotamente el himno Ven, Espíritu creador, se le concede indulgencia parcial. La indulgencia será plenaria el día 1 de enero y en la solemnidad de Pentecostés, si este himno se reza públicamente").

    ----------------------------

    CEC 1992

    X. Las indulgencias

    1471 La doctrina y la práctica de las indulgencias en la Iglesia están estrechamente ligadas a los efectos del sacramento de la Penitencia.

    Qué son las indulgencias

    "La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos" (Pablo VI, Const. ap. Indulgentiarum doctrina, normas 1).

    "La indulgencia es parcial o plenaria según libere de la pena temporal debida por los pecados en parte o totalmente" (Indulgentiarum doctrina, normas 2). "Todo fiel puede lucrar para sí mismo o aplicar por los difuntos, a manera de sufragio, las indulgencias tanto parciales como plenarias" (CIC can 994).

    Las penas del pecado

    1472 Para entender esta doctrina y esta práctica de la Iglesia es preciso recordar que el pecado tiene una doble consecuencia. El pecado grave nos priva de la comunión con Dios y por ello nos hace incapaces de la vida eterna, cuya privación se llama la "pena eterna" del pecado. Por otra parte, todo pecado, incluso venial, entraña apego desordenado a las criaturas que es necesario purificar, sea aquí abajo, sea después de la muerte, en el estado que se llama Purgatorio. Esta purificación libera de lo que se llama la "pena temporal" del pecado. Estas dos penas no deben ser concebidas como una especie de venganza, infligida por Dios desde el exterior, sino como algo que brota de la naturaleza misma del pecado. Una conversión que procede de una ferviente caridad puede llegar a la total purificación del pecador, de modo que no subsistiría ninguna pena (cf Concilio de Trento: DS 1712-13; 1820).

    1473 El perdón del pecado y la restauración de la comunión con Dios entrañan la remisión de las penas eternas del pecado. Pero las penas temporales del pecado permanecen. El cristiano debe esforzarse, soportando pacientemente los sufrimientos y las pruebas de toda clase y, llegado el día, enfrentándose serenamente con la muerte, por aceptar como una gracia estas penas temporales del pecado; debe aplicarse, tanto mediante las obras de misericordia y de caridad, como mediante la oración y las distintas prácticas de penitencia, a despojarse completamente del "hombre viejo" y a revestirse del "hombre nuevo" (cf. Ef  4,24).

    En la comunión de los santos

    1474 El cristiano que quiere purificarse de su pecado y santificarse con ayuda de la gracia de Dios no se encuentra solo. "La vida de cada uno de los hijos de Dios está ligada de una manera admirable, en Cristo y por Cristo, con la vida de todos los otros hermanos cristianos, en la unidad sobrenatural del Cuerpo místico de Cristo, como en una persona mística" (Pablo VI, Const. ap. Indulgentiarum doctrina, 5).

    1475 En la comunión de los santos, por consiguiente, "existe entre los fieles, tanto entre quienes ya son bienaventurados como entre los que expían en el purgatorio o los que que peregrinan todavía en la tierra, un constante vínculo de amor y un abundante intercambio de todos los bienes" (Ibíd). En este intercambio admirable, la santidad de uno aprovecha a los otros, más allá del daño que el pecado de uno pudo causar a los demás. Así, el recurso a la comunión de los santos permite al pecador contrito estar antes y más eficazmente purificado de las penas del pecado.

    1476 Estos bienes espirituales de la comunión de los santos, los llamamos también el tesoro de la Iglesia, "que no es suma de bienes, como lo son las riquezas materiales acumuladas en el transcurso de los siglos, sino que es el valor infinito e inagotable que tienen ante Dios las expiaciones y los méritos de Cristo nuestro Señor, ofrecidos para que la humanidad quedara libre del pecado y llegase a la comunión con el Padre. Sólo en Cristo, Redentor nuestro, se encuentran en abundancia las satisfacciones y los méritos de su redención " (Indulgentiarum doctrina, 5).

    1477 "Pertenecen igualmente a este tesoro el precio verdaderamente inmenso, inconmensurable y siempre nuevo que tienen ante Dios las oraciones y las buenas obras de la Bienaventurada Virgen María y de todos los santos que se santificaron por la gracia de Cristo, siguiendo sus pasos, y realizaron una obra agradable al Padre, de manera que, trabajando en su propia salvación, cooperaron igualmente a la salvación de sus hermanos en la unidad del Cuerpo místico" (Indulgentiarum doctrina, 5).

    La indulgencia de Dios se obtiene por medio de la Iglesia

    1478 Las indulgencias se obtienen por la Iglesia que, en virtud del poder de atar y desatar que le fue concedido por Cristo Jesús, interviene en favor de un cristiano y le abre el tesoro de los méritos de Cristo y de los santos para obtener del Padre de la misericordia la remisión de las penas temporales debidas por sus pecados. Por eso la Iglesia no quiere solamente acudir en ayuda de este cristiano, sino también impulsarlo a hacer a obras de piedad, de penitencia y de caridad (cf Indulgentiarum doctrina, 8; Concilio. de Trento: DS 1835).

    1479 Puesto que los fieles difuntos en vía de purificación son también miembros de la misma comunión de los santos, podemos ayudarles, entre otras formas, obteniendo para ellos indulgencias, de manera que se vean libres de las penas temporales debidas por sus pecados.

     

    ---------------------------

    Enchiridion de 1986 NORMAS DE LAS INDULGENCIAS

    14. § 1. No puede editarse ningún libro, folleto, hoja, etc., que contenga concesiones de indulgencias, sin licencia del Ordinario o del jerarca del lugar.
    § 2. Se requiere licencia expresa de la Sede Apostólica para editar lícitamente, en cualquier idioma, la colección auténtica de las preces y obras piadosas a las que la Sede Apostólica ha asignado indulgencias.

     

     

    20. § 1. Para ser capaz de lucrar indulgencias, es necesario estar bautizado, no excomulgado, en estado de gracia por lo menos al final de las obras prescritas.
    § 2. Para que el sujeto capaz las lucre, debe tener intención por lo menos general de ganarlas y cumplir las obras prescritas dentro del tiempo establecido y en la forma debida, a tenor de la concesión.


    23. § 1. Para ganar una indulgencia plenaria, además de la exclusión de todo afecto a cualquier pecado, incluso venial, se requiere la ejecución de la obra enriquecida con indulgencia y el cumplimiento de tres condiciones, que son: la confesión sacramental, la comunión eucarística y la oración por las intenciones del Sumo Pontífice.
    § 2. Con una sola confesión sacramental, pueden ganarse varias indulgencias plenarias; en cambio, con una sola comunión eucarística y una oración por las intenciones del Sumo Pontífice sólo se gana una indulgencia plenaria.
    § 3 Las tres condiciones pueden cumplirse unos días antes o después de la ejecución de la obra prescrita: pero conviene que la comunión y la oración por las intenciones del Sumo Pontífice se realicen el mismo día en que se cumple la obra.

    2° Cf. can. 996, CIC.
    2' N.6 Indias,. doctr; cf. también N.18 Indulg. decir. "N.16 Indulg. doctr


    § 4. Si falta la plena disposición, o si no se cumple la obra prescrita y las tres condiciones antedichas, salvo lo prescrito en los números 27 y 28 para los "impedidos", la indulgencia será sólo parcial.
    § 5. La condición de orar por las intenciones del Sumo Pontífice se cumple si se reza según su intención un solo Padrenuestro y Avemaría; pero se concede a cada fiel la facultad de rezar cualquier otra fórmula, según su piedad y devoción.

     

     


    21. § I. La indulgencia plenaria sólo puede ganarse una vez al día.
    § 2. Sin embargo, el fiel cristiano podrá alcanzar indulgencia plenaria in articulo mortis, aunque el mismo día haya ganado ya otra indulgencia plenaria.
    § 3. La indulgencia parcial puede ganarse varias veces al día, a no ser que expresamente se establezca lo contrario.
    22. La obra prescrita para la obtención de una indulgencia plenaria aneja a una iglesia u oratorio consiste en la visita piadosa a este lugar, rezando el Padrenuestro y el Credo, a no ser que en algún caso especial se establezcan otras condiciones.

     


    24. Una obra que deba cumplirse por ley o por precepto no puede ser indulgenciada, a no ser que en la concesión se diga expresamente lo contrario; pero el que cumple una obra impuesta como penitencia sacramental, y que al mismo tiempo está indulgenciada, puede satisfacer la penitencia y ganar las indulgencias al mismo tiempo.

    23 N.7, 8, 9 y 10 Indulg. doctr:
    " PENITENCIARÍA APOSTÓLICA (CONSULTA): Se ha preguntado a esta Penitenciaría Apostólica cómo debe interpretarse la Norma 24 del Enchiridion de las Indulgencias, que dice: "No se puede ganar una indulgencia por una acción, a la que se está obligado a cumplir por ley o precepto, a no ser que en la concesión de la misma no se explicite lo contrario. Sin embargo, quien obra, cumpliendo una penitencia sacramental, puede, al mismo tiempo, satisfacer la penitencia y ganar las indulgencias". La consulta es si puede colegirse que las oraciones y las pías acciones que los hombres y mujeres, miembros de Institutos de Vida consagrada y de Sociedades de vida apostólica, dicen y realizan por sus reglas, constituciones u otras prescripciones, no son válidas para conseguir indulgencias; o si más bien debe entenderse que dichas oraciones y obras bastan para ganar indulgencias.
    La consulta principalmente toma en consideración la adoración del Santísimo sacramento (Enchiridion de las Indulgencias, concesión n. 3); la recitación del Rosario Mariano (Ibid., concesión n. 48) y la lectura de la Sagrada Escritura (Ibid., concesión n. 50).
    La Penitenciaría Apostólica, tras madura reflexión, responde: negativamente a la primera parte de la consulta y afirmativamente a la segunda. Esto es, que dichas oraciones y pías acciones valen para la adquisición de indulgencias.
    En la audiencia del 30 de junio de 1992, concedida al suscrito Cardenal Penitenciario Mayor, Su Santidad Juan Pablo II aprobó la respuesta aquí expresada y decretó su publicación.
    Roma, Penitenciaría Apostólica, 1 de julio de 1992. - William Card. BAUM (Penitenciario Mayor) o Uno' DE MAGISTRIS (Regente).


    15. Los que hayan obtenido del Sumo Pontífice concesiones de indulgencias para todos los fieles, están obligados, bajo pena de nulidad de la gracia obtenida, a remitir a la Sagrada Penitenciaría los ejemplares auténticos de estas concesiones.
    16. La indulgencia aneja a alguna fiesta se considera trasladada al mismo día al que se traslada dicha fiesta o su solemnidad externa.
    17. Para lucrar la indulgencia asignada a algún día, si se requiere la visita a una iglesia u oratorio, ésta puede efectuarse desde el mediodía de la vigilia hasta la medianoche que pone fin al día establecido.
    18. El fiel cristiano que usa con devoción algún objeto de piedad (crucifijo o cruz, rosario, escapulario, medalla) debidamente bendecido por cualquier sacerdote o diácono, gana indulgencia parcial. Si el objeto de piedad ha sido bendecido por el Sumo Pontífice o por cualquier obispo, el fiel cristiano que lo usa con sentimiento de piedad puede ganar indulgencia plenaria en la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, pero añadiendo la profesión de fe, con cualquier fórmula legítima.
    19. § 1. La indulgencia unida a la visita a una iglesia no cesa aunque la iglesia sea destruida, si se reconstruye en ese mismo lugar o en otro, conservando el mismo título.
    § 2. La indulgencia aneja al uso de un objeto de piedad cesa solamente cuando este objeto deja de existir o se vende.

    14 Cf. can. 826, § 3, CIC.
    15 N.17 Indulg. docta

    -------------------------

    Al fiel cristiano que, al menos arrepentido interiormente, realiza una obra enriquecida con indulgencia parcial, se le concede, por medio de la Iglesia, una remisión de la pena temporal del mismo valor que la que él mismo con su acción ya recibe.
    [Norma 4 del Enchiridion Indulgentiarum de 1999; Enchiridion de 1986, n. 6]

     

    N. 18. El fiel cristiano que usa con devoción algún objeto de piedad (crucifijo o cruz, rosario, escapulario, medalla) debidamente bendecido por cualquier sacerdote o diácono, gana indulgencia parcial. Si el objeto de piedad ha sido bendecido por el Sumo Pontífice o por cualquier obispo, el fiel cristiano que lo usa con sentimiento de piedad puede ganar indulgencia plenaria en la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, pero añadiendo la profesión de fe, con cualquier fórmula legítima.
    N. 19. § 2. La indulgencia aneja al uso de un objeto de piedad cesa solamente cuando este objeto deja de existir o se vende.

    14 Cf. can. 826, § 3, CIC.
    15 N.17 Indulg. docta

    N. 19 - L’œuvre prescrite pour acquérir l’indulgence plénière attachée à une église ou à un oratoire consiste à y faire une pieuse visite, au cours de laquelle on récite l’Oraison Dominicale et le symbole de la foi (Pater et Credo), à moins que la concession n’en dispose autrement 19.

    N. 1934Opus praescriptum ad acquirendam indulgentiam plenariam adnexam ecclesiae vel oratorio est eiusdem visitatio pia, qua nimirum durante recitantur oratio Dominica et fidei symbolum (Pater et Credo), nisi aliter in concessione statutum sit. 
    ID, n. 16; EI 1968, n. 25; EI 1986, n. 22

    22. La obra prescrita para la obtención de una indulgencia plenaria aneja a una iglesia u oratorio consiste en la visita piadosa a este lugar, rezando el Padrenuestro y el Credo, a no ser que en algún caso especial se establezcan otras condiciones.

    -------------------------

    https://diocesisdecanarias.net/indulgencias/

    https://misadiaria.blogspot.com/2019/12/sabado-18-enero-2020-sabado-de-la-i.html

    -----------------------------------------------------

     

    ...........INDEX.

    Aviso de indulgencias