...La devoción al Sagrado Corazón y su crisis...Memorias del beato Sopocko....La Divina Misericordia de Jesús......La Divina Misericordia y el Sagrado Corazón de Jesús....Artículos...Textos....INDEX

El mayor atributo de Dios es su misericordia

No vale argumentar que antes de la creación no había seres inferiores a Dios a los que Él pudiera amar con misericordia.

El obrar sigue al ser y no el ser al obrar. Dios crea seres inferiores a Él porque es misericordioso desde siempre. No empieza a ser misericordioso al crearlos y no tiene sentido decir que entonces puede Dios empezar a amarlos. Esto es un sinsentido detrás de otro. La decisión de crearlos la tiene Dios presente desde toda la eternidad, la eternidad es el presente de Dios.

Es un sinsentido argumentar que la misericordia no es el mayor atributo de Dios porque antes de la creación no había seres inferiores a Dios a los que Él pudiera amar con misericordia.

Es otro sinsentido argumentar que existen atributos potenciales en Dios y que la misericordia es uno de ellos.

Así explica santo Tomás de Aquino que el mayor atributo de Dios es su misericordia:

"Una virtud puede ser la suprema de dos maneras: primeramente en sí misma y, de otro modo, en relación a quien la tiene. En sí misma la misericordia es la más grande pues a ella pertenece volcarse en otros y, lo que es más, socorrer sus deficiencias. Esto es propio del superior. De donde tener misericordia es propio de Dios: y en esto se manifiesta al máximo su omnipotencia. Con relación a quien la tiene, no es la máxima, a no ser que quien la posea sea el máximo, que no tenga a nadie sobre Sí, sino a todos por debajo de Sí".
(Santo Tomás de Aquino, Suma teológica, II-II, q. 30, a. 4 in c).

Y no vale "argumentar" que, como es Kasper quien ahora dice que el máximo atributo divino es su misericordia, entonces no se puede admitir que la misericordia sea el mayor atributo de Dios. Este "argumento" es menos válido aún, que ya es decir. Precisamente Kasper últimamente está sorprendiendo a todos con varias intervenciones públicas enormemente acertadas en defensa de la verdad de Dios, tal como la enseña su Iglesia católica, y que contrastan con los desaciertos del propio Kasper durante años y años. Y, como podemos pensar por analogía, seguro que dan aún más alegría en el cielo los cambios doctrinales para mejor, que la perseverancia en lo correcto, que ya se sabe que es muy del agrado de Dios.

Santa Faustina Kowalska, como reconoce la Iglesia, enseña de parte de Jesús misericordioso, el Verbo hecho carne:

«El Amor de Dios es la flor y la Misericordia es el fruto».
(Diario de santa Faustina Kowalska, 949).
[Y comenta Petit sobre esta letanía:
"esto es precisamente lo que enseña santo Tomás cuando escribe de modo más sobriamente filosófico que
«la misericordia es efecto de la caridad» (S.Th., II-II, q. 32, a. 1
)"].

«Misericordia divina, supremo atributo de Dios, en ti confío».
(Diario de santa Faustina Kowalska, también en el nº 949 del Diario como todas las letanías de la Misericordia divina. Ella denomina estas letanías, "consideraciones sobre la Divina Misericordia para que el alma que duda las lea y se haga confiada", ib.).

«Misericordia de Dios... supremo atributo de Dios todopoderoso».
(Diario de santa Faustina Kowalska, 951).

«Misericordia divina, corona de todas las obras de Dios».
(Diario de santa Faustina Kowalska, 949).

«Misericordia divina, que abarca todas las obras de sus manos».
(Diario de santa Faustina Kowalska, 949).

«Misericordia divina que baja al mundo en la persona del Verbo encarnado».
(Diario de santa Faustina Kowalska, 949).

«Misericordia divina que brota del seno del Padre, en Ti confío».
(Diario de santa Faustina Kowalska, 949).

«Misericordia divina que brota del misterio de la Santísima Trinidad, en Ti confío».
(Diario de santa Faustina Kowalska, 949).

«Misericordia divina, asombro para los ángeles, incomprensible para los santos».
(Diario de santa Faustina Kowalska, 949).
[Comenta Petit sobre esta letanía: "Podríamos decirle a santa Faustina que no había sido suficientemente instruida en las enseñanzas de santo Tomás de Aquino. Pero esto hay que atribuirlo más a los teólogos de su tiempo que a ella misma. Quizá también santo Tomás –o san Agustín– sentirían esto más por místicos que por teólogos. En cualquier caso, es de señalar que también santo Tomás afirma que la misericordia es la suprema de todas las virtudes divinas"].

«Misericordia Divina, que de la nada nos llamó a la existencia».
(Diario de santa Faustina Kowalska, 949).
[Evidentemente el primer bien que Dios nos hace es crearnos, "de la nada llamarnos a la existencia", y esto como todo bien que Dios nos hace y nos da es por su amor misericordioso, por su misericordia, puesto que somos seres inferiores a Él].

El propio Jesús, el Verbo hecho carne, le encarga a santa Faustina, como reconoce la Iglesia:

«Proclama que la misericordia es el atributo más grande de Dios. Todas las obras de mis manos están coronadas por la misericordia».
(Diario de santa Faustina Kowalska, 301).

«Secretaria de Mi Misericordia, escribe, habla a las almas de esta gran misericordia mía, porque está cerca el día terrible, el día de Mi Justicia».
(Diario de santa Faustina Kowalska, 965).

“En el Antiguo Testamento enviaba a los profetas con truenos a Mi pueblo. Hoy te envío a ti a toda la humanidad con Mi misericordia. No quiero castigar a la humanidad doliente, sino que deseo sanarla, abrazarla a Mi Corazón misericordioso. Hago uso de los castigos cuando Me obligan a ello; Mi mano se resiste a tomar la espada de la justicia. Antes del día de la justicia envío el día de la misericordia”.
(Diario de santa Faustina Kowalska, 1588).

Véase La Divina Misericordia • por José M.ª Petit Sullá (1940†2007) • Revista Cristiandad de Barcelona. núm. 897, de abril de 2006
(Posiblemente el mejor artículo de Petit)

Como dice Petit, "enseña santo Tomás: la misericordia divina es «la primera raíz de todas las obras de Dios»".

 

«La obra de la justicia divina presupone la obra de la misericordia y en ella se funda».
(Santo Tomás de Aquino, S.Th., I, q. 21, a. 4).

«En toda obra de Dios aparece la misericordia como su primera raíz».
(Santo Tomás de Aquino, S.Th., I, q. 21, a. 4).

 

.La Divina Misericordia y el Sagrado Corazón de Jesús.

“Deseo que conozcas más profundamente el amor que arde en Mi Corazón por las almas, y tú comprenderás esto cuando medites Mi Pasión. Apela a Mi misericordia para los pecadores, deseo su salvación. Cuando reces esta oración con corazón contrito y con fe por algún pecador, le concederé la gracia de la conversión. Esta oración es la siguiente: 
Oh, Sangre y Agua que brotaste del
Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío” (Diario de santa Faustina, 187).

Los dos rayos salen del Sagrado Corazón. Lógicamente, porque la Sangre y el Agua brotaron cuando la lanzada abrió el Corazón del Crucificado:

Uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.
(Jn 19,34).

No hay contraposición posible entre la Divina Misericordia y el Corazón de Jesús

El Corazón de Jesús es el símbolo real del amor de Dios, la pura misericordia de Dios, que es la fuente de la que viene la salvación

LEER MÁS

Jesús, el Verbo hecho carne, al evidenciar su existencia con su segunda venida gloriosa y visible, eliminará el régimen anticristiano que, cada vez más, impone vivir como si Dios no existiera e iniciará una extraordinaria efusión de gracia, causando así, por el infinito amor misericordioso que nos tiene, la plenitud de su reinado en todas las almas y en todas las naciones, como está reiteradamente prometido y anunciado
(LEER MÁS).