artículos de Cristiandad de Barcelona...Discípulos de Canals y otros tomistas .Textos de Canals .Decía Canals..Canals, el mejor teólogo y filósofo del siglo XX....INDEX.

Vid. ¿Filosofía escolástica o filosofía tomista? II, Jaime Bofill • nº 28:225..¿Filosofía escolástica o filosofía tomista?, Jaime Bofill • nº 23:110.

Artículos del Padre Orlandis

La Realeza de Cristo, la esperanza de una realización del Reinado de Cristo sobre la tierra con una perfección mayor que la que ha alcanzado hasta ahora,
no es sino la herencia recibida por la Iglesia, de Cristo y de sus Apóstoles, que encierra el impulso de expansión vital de la verdad evangélica hasta conseguir la adecuación del Reino de Cristo de hecho con el de derecho, o lo que es lo mismo, la aceptación plena del encargo de Jesucristo docete omnes gentes: haced que todas las naciones acepten y acaten vuestro magisterio, admitan la buena nueva de que sois mensajeros, disfruten de los bienes que en esta buena nueva se les ofrecen. (
¿Somos pesimistas? CRISTIANDAD, núm. 73. 1.04.1947, págs. 145-148).

-----------------------------

Canals recordaba que el Padre Orlandis decía insistentemente:

"En el cielo nos vamos a llevar muchas sorpresas".

"Ya le pueden dar vueltas; en el Reino de Cristo lo que habrá será democracia"

Decía frecuentemente: «por más vueltas que le den… la futura sociedad cristiana será democrática». Pero la democracia moderna sabía que era la aplicación a la política de una concepción del mundo naturalista, antiteística y anticristiana.

«Es una corriente que lleva a la pérdida de la fe», repetía el Padre Orlandis, refiriéndose al catolicismo liberal y a su evolución democrática y socialista.

"Aquí, aquí, aquí, aquí, aquí...". (Hay que estar en Schola, en el local de Schola).

"Mira, noi, pietat". (Lo que hay que hacer es rezar).

Colaboreu, colaboreu, colaboreu, colaboreu, colaboreu, colaboreu.

«Buscad en todo la unidad» decía insistentemente el Padre Orlandis. Por inspiración suya la revista Cristiandad tituló una de sus secciones habituales con el lema Plura ut unum.

«Lo nuestro es la devoción al Corazón de Jesús», decía; e insistía en advertir que el demonio «pasa por todo», con tal de que no nos entreguemos al servicio del Corazón de Jesús.

«Contemplen... a Cristo presente en su Iglesia no con la presencia corporal y visible que soñaron los milenarios...».
(33.
«R. Orlandis S. I.: «Sobre la actualidad de la idea de Cristo Rey». CRISTIANDAD, núm. 39 (1-11-1945), págs. 465-468).

Se apoyaba insistentemente nuestro maestro en un texto del escriturista Knabenbauer, que a su vez remitía a Cornelio a Lapide:

«Entonces, derribado el Reino del Anticristo, la Iglesia reinará en todas partes de la tierra, y se hará, de los Judíos y de los Gentiles, un solo rebaño y un solo pastor».

Recuerdos y reflexiones actuales sobre la teología de la historia del padre Ramón Orlandis, ...................................... CRISTIANDAD, núm. 728-730, enero-marzo de 1992, págs. 19 a 23
(Conferencia pronunciada en la clausura de la XXIX Reunión de amigos de la Ciudad Católica. Poblet, 14 de octubre de 1990. Publicada en la revista Verbo, núm. 301-302 (1992), págs. 191-201)

Siguiendo al Padre Orlandis. decía Canals a menudo:

"No dejes de bañarte siete veces en el Jordán".

Y recordaba muchas veces la gran enseñanza de la formidable historia de Naamán el sirio (II Reyes 5)

Canals decía que el Padre Orlandis leía a Julio Verne a menudo para relajarse.

Véase La relación de Julio Verne con la fe católica, artículo de Marco Roncalli en Avvenire, en el centenario del fallecimiento de Julio Verne, reproducido por Aldobrando Vals en CRISTIANDAD, año LXII, nº 886, mayo de 2005, pág. 43.

Recuérdese también la obra El conde de Chanteleine, escrita en 1864 por Julio Verne (1828-1905), en la que la sublevación de la población católica de la Vendée contra la revolución Francesa era presentada de una manera que el editor de Verne consideró favorable a los católicos sublevados y, por esa consideración, no se la publicó. Y Julio Verne tuvo que conformarse con la publicación de esa novela histórica ya realizada ese mismo año 1864 en tres entregas en la revista Musée des Familles).
Julio Verne personificó en el conde de Chanteleine al personaje histórico de La Championnière, lugarteniente de Charette, uno de los principales jefes del alzamiento vendeano. Julio Verne, que era bretón, nacido en Nantes, conoció en casa de su tío Prudent a los hijos de La Championnière y puede que leyera el manuscrito entonces inédito de sus Memorias sobre la guerra de Vendée

Véase también https://www.religionenlibertad.com/cultura/682782834/novela-desconocida-julio-verne-epopeya-catolica-vendee.html

Y https://fr.wikipedia.org/wiki/Le_Comte_de_Chanteleine

Y, por otra parte, Jules Verne et Dieu

---------------------------------

Canals dice que Dios crea la capacidad de los entes finitos para recibir los bienes que crea en ellos al crear en ellos esos bienes que les comunica. Y dice que esta es una tesis tomista fundamental. Y que así lo enseñaba el padre Orlandis.

Incluye Canals entre las 27 tesis tomistas que propone como suplementarias a las veinticuatro tesis tomistas de 1914, con el nº 20, la siguiente:

20º. La estructura del ente finito, bueno participativamente, constituído por capacidad de acto, que participa del acto de ser por el que tiene su perfección,
es como el reflejo del correlativo del bien infinito de Dios,operante por pura liberalidad, comunicando a los entes liberalmente los bienes que en ellos crea,
creando simultáneamente -no sólo en sentido cronológico sino ontológico-su capacidad para recibir los bienes comunicados por el acto creador.
(Del magisterio oral de mi maestro Ramón Orlandis). (
La síntesis filosófica de santo Tomás de Aquino [y 27 tesis tomistas suplementarias]
conferencia de Canals el 26 de enero de 2001, en el acto en honor de Santo Tomás de Aquino del Instituto Filosófico de Balmesiana y la sección barcelonesa de la SITA).

-----------------------------------

La manifestación al mundo del Sagrado Corazón de Jesús en las revelaciones de Paray-le-Monial a santa Margarita María Alacoque "es una verdadera profecía de que Él reinará en el mundo a pesar de sus enemigos y esto porque por esta nueva redención destruirá el imperio de Satanás y sobre las ruinas del mismo levantará el imperio de su Amor".
(Ramón Orlandis, S. I.: Pensamientos y Ocurrencias. 1934. Cristiandad, núm. 269, de 1 de junio de 1955).

La doctrina del Reino de Cristo es la carta magna de Cristo Rey que vive en el cielo y gobierna y quiere gobernar a los hombres para darles la felicidad verdadera y para unirlos en la paz, en la justicia, en el amor (Orlandis)

 

La idea de la Realeza de Cristo, la esperanza de una realización del Reinado de Cristo sobre la tierra con una perfección mayor que la que ha alcanzado hasta ahora

Conseguir la adecuación del Reino de Cristo de hecho con el de derecho

Que todas las naciones acepten y acaten el magisterio de la Iglesia y disfruten de los bienes que en esta buena nueva se les ofrecen

La aceptación voluntaria por las naciones de la Soberanía Social de Jesucristo, de todas las naciones

La Iglesia que posee la sangre de Cristo y el don del Espíritu no puede ser más rica, porque su riqueza es infinita.
Mas de estas riquezas de la Iglesia no participan todos los hombres llamados a ser miembros de ella, y aun los que de ellas participan, podrían adquirirlas y poseerlas en grado superior a aquél en que las poseen.

Cuanto más dista el mundo de la plena realización de este ideal, cuanto mayores son las exigencias malaventuradas de la hipótesis, más necesario es conservar puro y vivo en la mente y en el corazón este ideal, y profesarlo públicamente.

Lejos de nosotros fantasear una era de una santidad dulzona, sin cruz ni mortificación.

¿Podríase admitir como probable  la presencia visible de Cristo Rey en la tierra, como defienden los milenaristas? En modo alguno.

¿Somos pesimistas? Ramón Orlandis, S. I. CRISTIANDAD Barcelona, Año IV, nº 73, 1 de abril de 1947, página 148


Advertencia previa

En la teología de la historia: el fin del imperio romano

¿Somos pesimistas?

Carta a un amigo imaginario

Elementos de la perfección creada

Ojeada retrospectiva

La bondad divina, participada por semejanza en las criaturas, fin del acto creador

Sobre la actualidad de la fiesta de Cristo Rey

El arco iris de la «Pax Romana»

Pensamientos y Ocurrencias

El porqué de esta revista

Valores de persona y valores de cosa

La actualidad a la que aspiramos

-------------

«¿Podríase admitir como probable la presencia visible de Cristo Rey en la tierra, como defienden los milenaristas? En modo alguno...».
(
¿Somos pesimistas? CRISTIANDAD Barcelona, Año IV, nº 73, 1 de abril de 1947, página 145).

LA TRADICIÓN Y EL TRADICIONALISMO

Fundamento ontológico de que la tradición es recibir lo bueno, asimilarlo, seleccionarlo, perfeccionarlo, acrecentarlo y transmitirlo

El padre Orlandis dice que, por ser el bien difusivo, el hombre, como todo ser, se dedica primero a "buscar para sí el complemento de su perfección" para después "comunicarla a los demás".
(
Carta a un amigo imaginario, Ramón Orlandis, S. I. Publicada póstumamente en el libro PENSAMIENTOS Y OCURRENCIAS, Ed. Balmes, Barcelona, 2000).

------------

«Reinaré a pesar de mis enemigos»

¡Las promesas de Paray-Ie-Monial!. ¡Reinaré a pesar de mis enemigos! Estas palabras resonaban de continuo en el oído de Santa Margarita. [...] Tal vez los primeros devotos del Corazón de Jesús no atendieron lo bastante a estas significativas palabras. Extendióse, muerta la santa, la devoción al Divino Corazón pedida en las revelaciones, pero la idea del reino más bien parece esfumarse. Mas llegando a su mitad el siglo XIX, al choque de la antítesis impía y liberal, la idea del reino de Cristo cobra vigencia, claridad y precisión.

RAMÓN ORLANDIS, S.I.: «Sobre la actualidad de la fiesta de Cristo Rey», Cristiandad, núm. 39, 1 de noviembre de 1945.

 

----------------

 

La idea de la Realeza de Cristo, la esperanza de una realización del Reinado de Cristo sobre la tierra con una perfección mayor que la que ha alcanzado hasta ahora

Conseguir la adecuación del Reino de Cristo de hecho con el de derecho

Que todas las naciones acepten y acaten el magisterio de la Iglesia y disfruten de los bienes que en esta buena nueva se les ofrecen

La aceptación voluntaria por las naciones de la Soberanía Social de Jesucristo, de todas las naciones

La Iglesia que posee la sangre de Cristo y el don del Espíritu no puede ser más rica, porque su riqueza es infinita.
Mas de estas riquezas de la Iglesia no participan todos los hombres llamados a ser miembros de ella, y aun los que de ellas participan, podrían adquirirlas y poseerlas en grado superior a aquél en que las poseen.

Cuanto más dista el mundo de la plena realización de este ideal, cuanto mayores son las exigencias malaventuradas de la hipótesis, más necesario es conservar puro y vivo en la mente y en el corazón este ideal, y profesarlo públicamente.

Lejos de nosotros fantasear una era de una santidad dulzona, sin cruz ni mortificación.

¿Podríase admitir como probable  la presencia visible de Cristo Rey en la tierra, como defienden los milenaristas? En modo alguno...

¿Somos pesimistas? Ramón Orlandis, S. I. CRISTIANDAD Barcelona, Año IV, nº 73, 1 de abril de 1947, página 145


--------------

El padre Orlandis nos conduce a la verdad de la creación en el Santuario de Dios de la mano de santo Tomás de Aquino

Tome nuestro buen amigo de nuestra buena voluntad los datos imperfectos que nos es dado prestarle; conténtese con que le conduzcamos hasta la puerta del Santuario y no tema penetrar en el interior. ¡Oh! ¡cómo nos sentiríamos pagados con creces por nuestros peores trabajos, con sólo verle a Vd. entrar sin temor ni cobardía hasta el centro de aquel místico palacio de luz, de belleza y de amor! Allí, entre las sombras luminosas del arcano, habrá Vd. de entrever a Dios, océano de ser sin fondo y sin orillas, por su omnipotencia creadora, solamente por ser bueno, solamente por el impulso de su liberalísimo amor, hacer brotar del seno de su divinidad, sin menoscabo alguno de su eterna inmutabilidad, hacer brotar de Sí el arroyo de la creación, fijar en ella la huella de arte divino, y llegar a dibujar en la criatura racional el admirable trasunto de su imagen; allí le contemplará Vd. clavando en lo más hondo del ser de la criatura la necesaria indigencia de su propia divina bondad; allí le habrá de mirar como soberano artista, modelando su obra divina, imprimiendo en cada una de sus realizaciones aquellos tres elementos de perfección que, asemejándola al Creador, la capacitan para recibir en sí el hálito divino de actualidad existencial: la forma o especie, realidad esencial, fundamento básico de la semejanza con la divina perfección; el modo o medida individuante o individual, que concretando la forma, la dispone a la existencia; el orden u ordenación íntima a lo perfecto, que radicando en la criatura la necesidad de lo divino, lo necesitará para desarrollar su ingénita energía, para buscar para sí el complemento de su perfección y para comunicarla a los demás seres. Allí contemplará Vd. el universo y sus partes y elementos constitutivos e integrantes, reflejo de la divina perfección y belleza, con sus insondables misterios, con sus inexplicables claroscuros, con su heterogeneidad conectada y armónica; allí intuirá realizadas las leyes sublimes, incomprensibles y encauzadoras del ser creado y de la actividad creada; allí verá Vd. esta actividad múltiple hasta la imposibilidad de abarcarla, regida suave e indefectiblemente por el gobierno de Dios según la eterna teleología acordada. Todo esto y mucho más verá Vd. en el arcano del santuario. En una palabra, Vd. alcanzará la contemplación íntima e incomunicable de aquello que los no iniciados sabemos sólo de oídas. Ya ve Vd. cómo de nuevo me involucro en preparaciones para Vd. inútiles y enojosas. Atribúyalo al miedo que no puedo menos de sentir de defraudar sus nobles anhelos, al oscurecer las simplicísimas ideas del doctor Angélico por unos análisis minuciosos de su pensamiento.
(
Carta a un amigo imaginario, Ramón Orlandis, S. I. Publicada póstumamente en el libro PENSAMIENTOS Y OCURRENCIAS, Ed. Balmes, Barcelona, 2000).




Sobre el Padre Orlandis

 

El Padre Ramón Orlandis Despuig................Biografía por el padre Francisco de Paula Solá, S.I., CRISTIANDAD nn708-709, abril-junio de 1990, pág. 5

Biografía en http://www.riial.org/stda/resenya.htm

Cuatro etapas en la vida del padre Orlandis ................Biografía por José Mª Romero Baró

La consolación en los Ejercicios, por el Padre Pedro Leturia, S. I. Año LV - Núms. 801-802 Marzo-Abril 1998. Págs. 12-13

El Padre Ramón Orlandis y «Cristiandad», por JOSÉ Mª PETIT SULLÁ. CRISTIANDAD, Barcelona. Año LV - Núms. 801-802 Marzo-Abril 1998. Pág. 48

AMOR Y CONTEMPLACIÓN . Una tesis nuclear de la doctrina tomista de Ramón Orlandis.......................... por EUDALDO FORMENT, CRISTIANDAD, Barcelona. Año LV - Núms. 801-802 Marzo-Abril 1998. Págs. 6-9

La vocación apostólica del padre Orlandis, por Francisco Canals Vidal.en el libro PENSAMIENTOS Y OCURRENCIAS, Ed. Balmes, Barcelona, 2000
en
CRISTIANDAD, Barcelona, nº. 921, abril de 2008 y en CRISTIANDAD, Barcelona, nn 825-826, marzo-abril 2000

La obra del Padre Ramón Orlandis..........Francisco Canals Vidal.....CRISTIANDAD,

Más sobre el Padre Ramón Orlandis......Francisco Canals Vidal.....CRISTIANDAD,

El Padre Orlandis: “Hombre de tres libros”......Francisco Canals Vidal.....CRISTIANDAD,

Mis recuerdos del Padre Orlandis

Mis recuerdos del Padre Orlandis: acerca de su espíritu de cruzada

Mis recuerdos del Padre Orlandis: Acerca de su pesimismo...............CRISTIANDAD, 2001

Mis recuerdos del Padre Orlandis: Su relación con el padre Ignasi Casanovas y su obra

Mis recuerdos del Padre Orlandis: Acerca de su tomismo...............CRISTIANDAD, nº 815-816, mayo-junio de 1999

Mis recuerdos del Padre Orlandis: acerca de su «integrismo» ...............CRISTIANDAD, nº 815-816, mayo-junio de 1999

Mis recuerdos del Padre Orlandis: acerca de su milenarismo...............CRISTIANDAD, nº 815-816, mayo-junio de 1999

La teología de la historia del Padre Orlandis, S.l., y el problema del milenarismo..............CRISTIANDAD, nº 801 - 802, mar - abril 1998

Mis recuerdos del Padre Orlandis: Pensando hoy su teología de la historia

Recuerdos y reflexiones actuales sobre la teología de la historia del padre Ramón Orlandis

Recuerdos y reflexiones actuales sobre la Teología de la Historia del Padre Orlandis por Canals 1990 en la revista Verbo, nn 301-302, año 1992

 

--------------------------------------------------------

«Esta es la necesidad más urgente de nuestro tiempo: sobrenaturalizarlo todo»

En la Edad Media, ya pretérita, miraban los hombres en el Papa, y con razón porque lo es, al Vicario de Jesucristo; mas sucedió no pocas veces que su vista se fijaba en demasía en el Vicario, queremos decir en el hombre, y con esto se olvidaban de Jesucristo y así se sublevaban contra la supremacía del Papa, porque su orgullo les hacía ver en él a un soberano temporal que pretendía dominarles.
En la idea del Reino de Cristo, en el primer término se nos presenta Jesucristo viviente en su Iglesia, viviente en su representante en la tierra. Si así llegara a mirarse por todo el mundo al Vicario de Jesucristo, se le vería siempre sobrenaturalizado, más aún, divinizado.
Esta es la necesidad más urgente de nuestro tiempo: sobrenaturalizarlo todo, incluso el Romano Pontífice. Esta vida sobrenatural es la que trae consigo el reinado de Jesucristo; ésta es la que implora sin darse cuenta la indigencia de nuestro tiempo, ésta es la que reclama el alma de nuestra sociedad.
El Reinado de Jesucristo, la idea de Cristo Reyes de actualidad vital para el alma del género humano, es una actualidad psicológica.
Ramón Orlandis: «Sobre la actualidad de la fiesta de Cristo Rey», Cristiandad, núm. 39, 1 de noviembre de 1945.

--------------------------------------------------------

«Reinaré a pesar de mis enemigos» ¡Las promesas de Paray-Ie-Monial!. ¡Reinaré a pesar de mis enemigos! Estas palabras resonaban de continuo en el oído de Santa Margarita. [...] Tal vez los primeros devotos del Corazón de Jesús no atendieron lo bastante a estas significativas palabras. Extendióse, muerta la santa, la devoción al Divino Corazón pedida en las revelaciones, pero la idea del reino más bien parece esfumarse. Mas llegando a su mitad el siglo XIX, al choque de la antítesis impía y liberal, la idea del reino de Cristo cobra vigencia, claridad y precisión
RAMÓN ORLANDIS, S.I.: «Sobre la actualidad de la fiesta de Cristo Rey», Cristiandad, núm. 39, 1 de noviembre de 1945.

--------------------------------------------------------

El Reinado del Corazón de Jesús Es innegable que el pueblo cristiano y piadoso, el devoto fervoroso del Corazón de Jesús, vive en la esperanza de su reinado de justicia y caridad. ¿Pero sabe el pueblo piadoso, en realidad, lo que espera? ¿Qué se promete, por ejemplo, el pueblo español cuando confía en la conocida promesa hecha al P. Bernardo de Hoyos? ¿Qué cuando a voz en cuello entona «Corazón santo, tú reinarás»? Por lo demás, ¿quién le inspira esta creencia? ¿es el Espíritu Santo o es pura ilusión popular? Desde luego hay que reconocer que en el pueblo cristiano se infiltran a las veces vanas opiniones y hasta supersticiones ridículas. Pero dado que un espíritu discreto sabrá fácilmente distinguir entre aquellas mentiras transitorias y localizadas, y esta esperanza general, que lejos de desvanecerse con el tiempo, va creciendo, ¿será esta diferencia prueba suficiente de intervención providencial del espíritu de Dios? Inclinará no poco la balanza en favor del influjo de Dios en la difusión y consolidación de la piadosa esperanza la indiscutible autoridad de las revelaciones de Paray, de donde toma su origen. ¿Qué es la piadosa creencia si no una interpretación razonable de las promesas de Paray?
RAMÓN ORLANDIS, S.I.: «El arco iris de la "Pax romana"», Cristiandad, núm. 54, 15 de junio de 1946

--------------------------------------------------------

La sobrenaturalidad de la vida en los Ejercicios

Creemos deber insistir en la denuncia de un peligro -y tal vez de un hecho- en la manera de entender, de enfocar y de proponer las enseñanzas y prescripciones de San Ignacio en sus Ejercicios... El peligro que tememos es el de que la doctrina y el arte de San Ignacio quede mutilado y por ende falseado por quienquiera que lo mire, lo enfoque y lo aplique de una manera parcial, dejando a un lado, o poco menos, los elementos más valiosos y característicos del libro de los Ejercicios.

Nos mueve a recelar este peligro la observación... de la importancia excesiva y casi exclusiva que a nuestro humilde parecer se da tal vez en los Ejercicios a elementos y procesos en que la vida espiritual se presenta más por su aspecto humano y natural que por el divino y sobrenatural. Algunos ejemplos darán luz a nuestros recelos. El ponderar la sencillez y eficacia de la meditación discursiva... dejando en la penumbra otros modos de orar ulteriores, tales como la contemplación de personas, palabras y obras, etc., sin discernirla de la meditación discursiva; el inculcar con más ahínco la meditación y las convicciones intelectuales, que de ella se esperan, que el allegamiento a Dios por medio de la humilde oración; el insistir de una manera predominante en la necesidad del conato e industria del hombre, y no tanto en el valor y virtualidad de la gracia sobrenatural; el hablar de tal manera de las virtudes, que se dé pretexto a pensar que las peculiares y características de la vida espiritual son fruto del ejercicio humano y no de la infusión divina sobrenatural... el hacer resaltar insistentemente que los Ejercicios son para desarraigar las afecciones desordenadas y menos para fomentar santos y sobrenaturales afectos, en especial de amor y de caridad...
RAMÓN ORLANDIS, S.I.: Manresa, abril de 1936, pp. 30-31

-------------------------------------------------------------

"La paz a que aspiran los pontífices romanos, la paz que esperan del Corazón de Jesús, la paz de Cristo en el Reino de Cristo, no es aquella paz precaria y circunstancial que puede dar la diplomacia, o los tratados internacionales. No es una paz condicionada a las tristes circunstancias actuales. Esta es la paz del mal menor, a la cual es prudente acogerse, cuando no puede alcanzarse el bien mayor. Será una paz que un pontífice romano admitirá prudentemente, como la habrían admitido tantos pontífices romanos. Pero no es la auténtica Pax Romana: la paz de Cristo en el Reino de Cristo".
(Padre Ramón Orlandis, SI:
El arco iris de la «Pax Romana»).

El siglo XIII, edad de las geniales adivinaciones y construcciones sintéticas (Padre Ramón Orlandis, SI: Carta a un amigo imaginario. Publicado póstumamente en el libro PENSAMIENTOS Y OCURRENCIAS, Ed. Balmes, Barcelona, 2000)

El criticismo condujo a las inteligencias al nominalismo, que no es sino una metafísica sin alma (Carta a un amigo imaginario)

Dios fija en la creación la huella de su arte divino, y llega a "dibujar en la criatura racional el admirable trasunto de su imagen" (Carta a un amigo imaginario)

--------------------------------

Ojeada retrospectiva

Padre Ramón Orlandis, SI:

Dos concepciones del hombre y de la vida se hallan frente a frente: la concepción cristiana, única base de verdadera civilización, y la sostenida por la civilización moderna. La primera, fundada en el Evangelio y la Iglesia de Cristo. La segunda, nacida de la Reforma, del filosofismo y de la Revolución, este fenómeno histórico característico de los tiempos modernos que, bajo diferentes formas, ora agresiva y brutal, ora suave y astuta, y hasta alguna vez beata, pero en el fondo siempre la misma, viene minando nuestra sociedad desde su primer estallido en 1789.

Así, aparentemente vencida era 1815, abandona el radicalismo primitivo para reaparecer en su forma "liberal" con la monarquía de julio. "El Romano Pontífice puede y debe reconciliarse con el progreso, con el liberalismo y con la civilización moderna", es la nueva consigna de la Revolución, que ha ganado a su causa a los elementos "moderados", y llegado incluso a infiltrarse en el campo católico. Y Pío IX, aclamado en los primeros días de su Pontificado como el "Papa liberal" (máxima aspiración de las sectas), tiene que salir en defensa de la civilización verdadera, condenando aquella proposición con otras setenta y nueve en el "Syllabus" de los errores modernos. (N.º 4.)

León XIII. Su Pontificado, al que dedicamos los números 10 y 11, representa un supremo intento de reconciliación con los poderes civiles. A este fin consagra todas sus fuerzas, su experiencia y su tacto, su talento y su gran caridad; pero todo fue inútil. De ahí la profunda tristeza que le embargó en los últimos años de su vida, y que le hace exclamar: "en tan difícil y lamentable estado, puesto que los males son humanamente incurables, no nos queda más camino que pedir a la virtud divina el remedio completo a todos ellos".

Pero la obra imperecedera de su Pontificado es el cuerpo admirable de sus Encíclicas, en las que mantuvo íntegramente la línea fijada por Pío IX y sus antecesores, recogiendo y ampliando la doctrina de la Iglesia sobre las más importantes cuestiones que agitan la sociedad moderna (la autoridad, la libertad, las relaciones de la Iglesia y el Estado, la situación de los obreros, la masonería, etc.), y coronando esta obra, la Encíclica "Annum Sacrum", estimada por León XIII como "el acto más importante de su Pontificado", en la que consagró "todo el linaje humano al Augustísimo Corazón de Jesús".

El Padre Orlandis y el mal menor

--------------------


Juan Rovira Orlandis, sobrino del padre Ramón Orlandis, y él mismo sacerdote jesuita, nacido en Palma de Mallorca en 1937, asesinado por odio a la fe el 3 de noviembre de 1936, durante la persecución religiosa en la zona roja durante la Guerra de España de 1936
En proceso de canonización: http://newsaints.faithweb.com/martyrs/MSPC01.htm
Autor del estudio El Reino de Cristo consumado en la tierra